Wilmer Aguirre, el Zorrito que se hizo héroe de Alianza Lima en una noche de CONMEBOL Libertadores

Anotó un hat- trick ante Estudiantes en 2010 y su historia cambió para siempre.

Alianza Lima pierde 1 a 0 ante Estudiantes por la Fase de grupos de la CONMEBOL Libertadores en el Estadio Alejandro Villanueva. El conjunto argentino metió un gol a los 8 segundos de iniciado el partido mostrando la intensidad del último campeón y los locales tienen que remontar el resultado. El reloj marca 17 minutos cuando llega el empate gracias a Wilmer Aguirre, quien elude a Desábato y pone a la hinchada a festejar. Aún así, el delantero en ningún momento imaginó lo que vendría después.

Hacé clic para ver el partido completo Alianza Lima 4 vs. Estudiantes 1

La hinchada cantaba con toda su fuerza con una intensidad inolvidable. Alianza era superior en el campo de juego y los fanáticos alentaban con orgullo desde la tribuna.  A los 33 minutos Aguirre anota el 2 a 1 y la emoción ensordece. El delantero una vez más se luce en el mano a mano con la defensa y con su velocidad y determinación pone la ventaja. El Zorrito ya había deslumbrado durante la primera mitad y era elegido como la figura, pero su juego no terminó ahí.

Siguió buscando el gol, tiró al arco en más de una oportunidad y fue a los 74 minutos que anotó el tercero. “Un jugador sensacional, imparable, un rayo” , decían los periodistas en la transmisión y Aguirre se lucía en la cancha. Finalmente, a los 83 minutos José Carlos Fernández marcó el cuarto gol y el partido finalizó 4 a 1. El Zorrito había marcado un hat-trick y celebraba con emoción.

Hay partidos que representan un punto de inflexión en la historia de un jugador que después de aquel partido jamás volverá a ser quien fue y este es el de Wilmer Aguirre.“Fue algo bonito que significó muchísimo en mi vida. En el momento no caía, recién al día siguiente me di cuenta lo que había hecho. Es algo que ha marcado mi carrera. A partir de ahí se me vio con otros ojos, creo que el reconocimiento de los hinchas cambió y eso quedó muy grabado en mi corazón”, recuerda desde su casa diez años después de aquella magnífica hazaña, de aquel 4-1 del 18 de febrero de 2010 por la tercera fecha del Grupo 3.  A la hora de elegir uno de esos tres goles se queda con el segundo ya que fue con ese con el que el equipo de Perú logró poner la ventaja.

Al finalizar el partido no pudo quedarse celebrando con sus compañeros porque le tocó pasar por la prueba de dopaje y cuenta: “Me tocó el doping después del partido y no pude celebrar con mis compañeros. Me hubiera encantado estar con ellos en el vestuario celebrando, pero bueno… lo celebré diferente. La alegría igual nunca se borró. Si pudiera que cambiar algo, cambiaría eso nada más. En ese momento por lo del doping me olvidé de llevarme la pelota, salí muy tarde cuando ya no quedaba ninguno de mis compañeros. Al día siguiente cuando volvimos a entrenar fui, agarré la pelota y me la llevé ja”.

A Wilmer Aguirre muchos lo conocen como “Zorrito” Aguirre, pero el origen de su apodo es un misterio…incluso para él: “Mi abuelo se llevó el secreto a la tumba, el apodo viene de muy niño. Me lo puso él y nunca supe por qué. Después de aquel partido más allá de los tres goles cambió muchísimo mi vida y también cambió mi apodo. Aquel apelativo “ El zorrito” quedó de lado y muchos me dicen “El rayo” por los comentaristas argentinos que me bautizaron con ese apelativo. La gente en la calle me grita: ‘¡eh Rayo!’”.

Pasaron 10 años de aquel partido, pero los hinchas no lo olvidan y el delantero se ríe al contar sobre las preguntas que le hacen en la calle: “Aún lo recordamos como si hubiera sido ayer. Fue algo histórico para mi, para el hincha y para el no hincha también. Al que le gusta el buen fútbol y vio ese partido también le interesa y me pregunta qué hice, qué comí, qué cosa diferente hice antes del partido o por qué esperé tantos años para hacer aquel tipo de partidos. Pero bueno, uno no tiene respuesta. Hice lo que siempre hacía, concentrar, estar tranquilo con mis compañeros de habitación y luego salir al campo de juego. Obviamente es un incentivo extra jugar contra aquel campeón, el rival cuenta y ¡qué rival estudiantes!”

El Rayo recuerda sus comienzos en el fútbol y habla del barrio de su infancia con emoción: “El fútbol viene de la familia, mi viejo también jugaba fútbol. No llegó a la liga profesional, pero en mi pueblo – Pisco- es muy conocido por haber jugado en varios barrios. Yo fui el afortunado, el privilegiado de la familia que llegó al profesionalismo. Desde los 8 años que juego al fútbol. Mi fútbol nace del barrio. Mi infancia fue dura y bonita. Jugaba en el barrio con mis amigos, sin zapatos y dejaba de hacer mis tareas para jugar en la tierra o en la losa descalzo. Es algo bonito, pero duro también porque vengo de una familia humilde. Fue sufrido, cuando llegué a Alianza yo no tenía para los pasajes y eso era duro. Al final fue recompensado por cosas como este partido, por debutar en la profesional, tener mi cositas, arreglarle la casa a mi vieja y tener mi propia casa. Eso es muy importante y halagador para uno”.

Hoy a sus 37 años defiende los colores de Santos, un club de la segunda división de Perú y cuenta cómo vive el aislamiento social por el COVID- 19. “Al principio estuve pasando la cuarentena en la ciudad de Nazca porque estuvimos haciendo pretemporada con el equipo y no me dio tiempo de regresar a casa. Estuve dos meses ahí y luego saqué el permiso para regresar a casa. Soy de Pisco y Nazca está muy cerca así que antes de ir a Lima a estar con mis hijas, vine a pasar unos días con mi madre y luego me fui a Lima”.  

Wilmer Aguirre confiesa que aún hoy le gusta volver  a ver ese partido cuando busca motivación y hasta le cuenta a sus hijas de aquel día. La pasión y el fanatismo por Alianza Lima son inigualables y asegura que su corazón tiene dueño: “Alianza representa todo para mi. Es el equipo de mis amores, el que me abrió las puertas, que me dio la oportunidad de realizarme como futbolista profesional. Me dio las armas que necesitaba porque yo arranqué desde menores y estoy agradecido infinitamente con el club. Soy hincha del equipo, es todo”.

Cerrar