Una hazaña: River puso el corazón para llegar a la final de la CONMEBOL Libertadores tras vencer a Grêmio

Lo dio vuelta y se impuso 2-1 con goles en el final de Borré y Pity Martínez, de penal; espera rival: Boca o Palmeiras

Una hazaña, escrita en letras en rojo y blanco. Cuando River caminaba por la cornisa, puso el corazón para clasificarse a la final de la CONMEBOL Libertadores. Otro capítulo para la historia del equipo de Marcelo Gallardo, que ya espera rival: Boca o Palmeiras. Por primera vez, puede haber un Superclásico en el final de la Copa.

Faltaban 9 minutos y River perdía por 1-0 ante Grêmio en Porto Alegre, sumada a la caída en el Monumental el global favorecía por 2-0 al último campeón, que ya saboreaba la posibilidad de defender su título, pero los Millonarios cambiaron la historia.

Rafael Santos Borré marcó el empate a los 81 minutos de juego y Pity Martínez, de penal, sancionado tras la revisión del VAR por mano de Bressan luego de un remate de Scocco, anotó el 2-1, el tanto del triunfo, el que hizo delirar a los 4000 hinchas riverplatenses que viajaron a Porto Alegre.

Cuando caminaba por la cornisa, River rescató un triunfo inolvidable y alcanzó su segunda final en 3 años, la sexta de su historia, en la que buscará su cuarta Libertadores después de las consagraciones en 1986, 1996 y 2015. La final de ida será el 7 de noviembre y se definirá el 28 del mismo mes. Si el rival es Boca, jugará la revancha en el Monumental. Si es Palmeiras, la Copa se entregará en San Pablo.

River entró a la cancha convencido de poder dar vuelta la serie. Fue más agresivo y tuvo las mejores ocasiones de gol en el primer tiempo, pero la ventaja fue para Grêmio, que abrió el marcador con un remate desde afuera del área con un gol de Leo Gomes, quien convirtió su primer tanto con la camiseta del equipo de Porto Alegre.

Los Millonarios cambiaron para el segundo tiempo. A la cancha Pity Martínez, que empezó como suplente, e Ignacio Scocco, que ingresó para disputar la última media hora de juego. Armani salvó una mano a mano ante Everton, el goleador de Grêmio que ingresó y no pudo liquidar la serie. Ya sin ideas, River alcanzó el empate con el gol de Borré tras una acción de balón detenido y metió un pleno en la noche con el penal del Pity.

De la mano de Gallardo, River conquistó la Libertadores 2015, las Recopas 2015 y 2016 y la Sudamericana 2014. Quiere seguir escribiendo su historia, quiere seguir de copas.

Cerrar