Un Maestro: el efusivo festejo de Oscar Tabárez en su cuarto debut como técnico de Uruguay en un Mundial

A los 71 años, es el entrenador más veterano de Rusia 2018; campeón de la Copa Libertadores 1987 con Peñarol, le hace frente a sus problemas físicos y disfruta de una nueva Copa del Mundo

Èl siempre está ahí. Ni el paso del tiempo, ni los achaques físicos propios de un cuerpo de 71 años, ni tampoco los resultados. Oscar Tabárez es sinónimo de Uruguay y este viernes debutó en su cuarta Copa del Mundo al mando del equipo charrúa, que se impuso por 1-0 a Egipto sobre la hora.

José María Giménez convirtió a los 43 minutos del segundo tiempo el gol con el que Uruguay venció 1-0 a Egipto y empezó con un triunfo su camino en el Grupo A de Rusia 2018. Las cámaras de TV captaron el momento exacto en el que Tabárez celebró el gol de la victoria con un enorme “Uruguay nomás”.

 

Tabárez condujo a la Selección de Uruguay en el Mundial de Italia 1990 (perdió en octavos de final ante el local). Volvió a asumir la conducción del equipo charrúa para Sudáfrica 2010, donde los uruguayos alcanzaron las semifinales. Luego, siguió en Brasil 2014 (derrota en octavos de final contra Colombia) y ahora juega su última ficha Mundial en Rusia.

En los últimos años, el Maestro lucha contra el síndrome de Guillain-Barré que padece, un trastorno neurológico autoinmune en el que el sistema inmunitario del cuerpo ataca a una parte del sistema nervioso periférico, la mielina, que es la capa aislante que recubre los nervios que, por esto, no pueden enviar las señales de forma eficaz y los músculos pierden su capacidad de responder. Es la causa por la cual Tabárez usa bastón y muchas veces deben asistirlo para movilizarse.

Tabárez es un hombre con historia en la Copa Libertadores: en 1987 fue el técnico que llevó a Peñarol a su quinto y última consagración. En 1991, perdió en semifinales ante Colo Colo como entrenador de Boca.  


 

Cerrar