Un campeón que va por más gloria: Russo vuelve a donde fue feliz

Volvió Miguel. El entrenador está de nuevo en Boca Juniors. Comenzará su ciclo este jueves con la pretemporada. El objetivo es el de siempre: la CONMEBOL Libertadores.

Pasaron 4397 días. El 16 de diciembre de 2007, Miguel Ángel Russo disputaba su último encuentro al mando del Xeneize. Ese partido fue nada menos que ante Milan y por la final del Mundial de Clubes. Hasta ahí llegó si ciclo. Días después fue confirmada su salida de la institución. Llegaba Carlos Ischia. 

San Lorenzo, Rosario Central, Racing, Estudiantes, Vélez, Millonarios, Alianza Lima y Cerro Porteño. Ocho clubes en doce años han pasado hasta su regreso a La Boca. Y su desafío más díficil: hace ya casi dos años superó un cáncer de próstata cuando estaba dirigiendo en Colombia. 

"Siempre fui feliz en este lugar", reconoció luego de finalizada la conferencia de prensa de presentación. Y tras estar casi una hora visiblemente emocionado. Quería estar ahí. Quería volver ahí. Afirmó una y otra vez que él sabía que en algún momento iba a tener una segunda oportunidad en el club. Y llegó.

"Me dan una oportunidad importante en mi vida. Lo mejor está por venir, conozco a este club", prometió y, al ser consultado por el anhelo, respondió: "Ojalá que me toque ganar la Copa y festejar en La Bombonera. Ojalá me toque a mí pasar lo mismo que ellos han vivido. Boca es así. Si viniera y dijera otra cosa, no estaría en Boca".

En los grandes de Sudamérica no existe otra cosa. La Copa CONMEBOL Libertadores es única. Y para Boca es algo especial. Es el máximo ganador de este siglo y el segundo máximo ganador de la historia. Tres técnicos la levantaron en el club. Y ahora Miguel tiene una segunda chance en donde fue feliz.

Cerrar