Sergio Díaz vuelve a donde fue feliz, a Cerro Porteño

El delantero, cuyo pase pertenece a Real Madrid, regresa a Cerro Porteño para la Libertadores. Este año, jugó la Sudamericana para Corinthians.

El 3 de octubre de 1975, en Tokio, se emitió el primer capítulo de la serie de manga japonesa Kum Kum, el niño cavernícola. Tardó años en llegar a Latinoamérica. La familia Agüero ya había dejado Tucumán y habían llegado al sur de la Provincia de Buenos Aires. Sergio, un nenito con destino de crack, veía los dibujitos en la televisión, pero no le salía el nombre del protagonista. Dijo Kun y le quedó. Los apodos se heredan. Diez años después de que él debutara, en Asunción, con 17 años, apareció otro Sergio, pero Díaz, en Cerro Porteño. "Tiene un parecido con el Kun Agüero. Es fuerte, técnico y tiene como objetivo principal buscar el gol. Lleva 33 goles en menos de 6 meses”, lo presentó Diego Gavilán, su técnico del sub-15. Nacía en el continente otro delantero bajito y eficaz. Como Agüero, el Kun Díaz a los 15 años ya se entrenaba con la Primera.

Sergio Díaz todavía siente que el 3 de mayo de 2015 hizo su mejor gol: fue por la fecha 17, contra Olimpia, en un 1-1, en el que se convirtió en el jugador más joven en la historia de ese clásico en marcar. Todo en su vida con la pelota fue prematuro: debutó con 17 años, en el Clausura 2014, y la primera vez que marcó ya metió doblete. Sorprendió a todos. Su olfato era imparable.  

Formó parte del sub-15, del sub-17 y del sub-20. Una verdadera promesa del fútbol paraguayo. Tan grande que en 2016 el Real Madrid puso el ojo en él y lo compró. Con menos de 20 años, ya tuvo su primera charla con Zinedine Zidane y compartió entrenamiento con Cristiano Ronaldo, su ídolo. “Tengo más visión, pienso más rápido, eso es lo que conseguí en el Madrid”, admitió. Santiago Solari lo dirigió en el Castilla. Terminó saliendo a préstamo a Corinthians, donde jugó la Sudamericana, en esta temporada, frente a Racing. Tiene, con Cerro Porteño, un gol en Libertadores: curiosamente, frente al Timão. Le costó rendir ahí. Sin embargo, quería volver a ser feliz. Entonces, regresó a Cerro Porteño.

“Me dijo que quiere venir y sentirse nuevamente importante, y qué mejor que irme a Cerro”, expresó Doña Miguela Velázquez. Barrio Obrero se puso de fiesta. Cerro Porteño armó un video de presentación desde el auto del futbolista. Que vuelve al hogar donde construyó amistades como la que tiene con Cecilio Domínguez, con quien se juntó cuando Corinthians jugó frente a Racing, en Avellaneda, en la primera parte del año. "Con mi hermano", titularon una foto que subieron juntos.

A los 21 años, Díaz, el Kun de Paraguay, vuelve al barrio. Hermosa característica del ser humano el hecho de poder volver siempre al lugar de donde se salió. Conocer de ante mano los procesos ayuda a ingresar más fácil. El delantero necesita recuperar ritmo futbolístico, ya que en Corinthians participó poco de partidos oficiales. En Castilla tuvo mucho rodaje, aunque le faltó más encuentros oficiales. Cerro Porteño le abre de nuevo las puertas. Es joven y tiene el mundo por delante.

Cerrar