Scarpa: el Steve Jobs de la pegada

El mediapunta de Palmeiras metió un golazo de tiro libre para abrir la serie. Es el goleador de la Libertadores con Adrián Martínez de Libertad y Marco Ruben de Paranaense.

"Mucho, era un perfeccionista". Gustavo Scarpa habla del creador de Apple. Vio su biografía, le pareció gigante, pero le atrajo. La leyó muy rápido. En sus ratos libres en la concentración, le es indispensable leer. Joaquim Machado de Assis y Franz Kafka son otros de los escritores que lo enloquecen. Esa es su fuente de pensamiento. El mismo que vuelca en la cancha para distribuir magia. Esa misma que le da a Palmeiras un primer gran paso en los cuartos de final de la CONMEBOL Libertadores. Porque a los 31 minutos del primer tiempo, desde lejísimo, patea de zurda, tras un leve toque, la pelota pega en el travesaño y cae hacia el arco. En Porto Alegre, la victoria tiene su nombre.

Scarpa es, además, el goleador de la Libertadores. Llegó a los seis gritos, igualando a Marco Ruben de Paranaense y a Adrián Martínez de Libertad. Es el único que no es centrodelantero: ese rol, en Palmeiras, lo cumple Luiz Adriano. En la edición anterior, ese premio también fue para un futbolista de Scolari: Miguel Borja, ahora suplente. En este caso, es diferente: porque llega a la cima -los otros dos futbolistas ya están fuera de la competición- con un grito impresionante, un gol de maravillas.

Scarpa obtiene un gol fundamental: ganar de visitante, por 1-0, da un plus. Gremio tendrá que ir a San Pablo y ganar por dos goles. El problema para los de Scolari será la ausencia de Felipe Melo, expulsado. El mediapunta será más determinante. Tendrá que pensar mucho y, para eso, se prepara mucho, siendo un seguidor fiel de Steve Jobs: "Uno toma las actitudes de él, de querer la perfección, de no aceptar menos que la perfección. Y lo podemos llevar al fútbol. Llevar a la perfección. Cuidarse, querer ser un atleta y no sólo un jugador. Esas locuras me han ayudado mucho a despegarme del celular, de estar muy adicto a Instagram o WhatsApp".

Scolari tiene un esquema que suele no modificar: 4-2-3-1. No le gustan los dos centrodelanteros. Scarpa ahí es el arma clave. Palmeiras, además, es un equipo que sabe combinar muy bien con futbolistas que aguantan y esperan al receptor que avanza. Scarpa es ágil, hábil y, además, tiene olfato de goleador. Tiene 25 años, con pasado en sub-23 brasileño. Un arma clave para pelear esta Libertadores.

Cerrar