Santos campeón de la CONMEBOL Libertadores 1962: del brillo de Pelé al DT que empezó como taxista

En 1962 Santos consiguió su primera Copa bajo el mando de Lula

En 1962 Santos se consagró campeón de la CONMEBOL Libertadores y rompió con la hegemonía de Peñarol. El equipo uruguayo ya había ganado las primeras dos ediciones, pero los brasileños impusieron su calidad de juego y se quedaron con el trofeo. Su entrenador Luis Alonso Pérez, conocido simplemente como “Lula”, no había jugado jamás al fútbol profesional y mucho menos estudiado para ser técnico. Lula se ganaba la vida manejando un taxi por las calles de Santos hasta que decidió cambiar el volante por la pelota. A pesar de que muchos menospreciaron su labor adjudicando los logros a la calidad de sus jugadores y no a las indicaciones del técnico, fue él quien tomó las riendas del equipo que se consagró campeón ocho veces del torneo paulista, cinco veces de la Taça Brasil y bicampeón de la Libertadores, con el brillo de su máxima figura: Pelé.

Ese plantel tenía grandes figuras, pero el jugador inolvidable fue Pelé. Todos los hinchas querían ver lo que hacía la pelota, su magia y su calidad dejaban con la boca abierta a los rivales y el Santos jamás escapaba de los diarios. “Nosotros no complicábamos los partidos. A veces te pasa que se complican. Pero primero hay que marcar goles, después de que estuviera todo resuelto con sencillez hacíamos diabluras. Primero era como dar una lección. Después demostrar conocimientos. Desde las paredes, a los túneles, quiebres y quiebres, gambetas, amansarla en el pecho. Tocar suave para un lado del gol, darle con todo, parársela al contrario por arriba de taquito, pero todo con humildad”, describió el ídolo.

Santos Campeón Libertadores 1962

En el Grupo 1 le tocó enfrentarse contra Cerro Porteño y Deportivo Municipal. Santos jugó cuatro partidos de los cuales ganó tres y empató uno, pero las goleadas lo caracterizaban. Ante Deportivo Municipal ganó 6 a 1 y ante Cerro Porteño 9 a 1. Los aplausos a los hombres de blanco retumbaban en cada estadio y eran imparables.

Por entonces tras finalizar la Fase de Grupos se avanzaba a las semifinales directo y el último campeón se sumaba a partir de esta instancia. A los brasileños les tocó enfrentarse con Universidad Católica de Chile mientras que en la otra llave se disputó el clásico uruguayo Nacional – Peñarol. En esta instancia las goleadas estuvieron ausentes y la situación se complicó para los dirigidos por Lula. En el primer partido en el Estadio Nacional de Santiago igualaron 1 a 1, pero luego de locales fue Zito quien marcó a los 35 minutos y les permitió avanzar a la final donde se enfrentarían con el último campeón.


LA FINAL SANTOS - PEÑAROL


Se disputaron tres partidos en las finales y Santos no contó con su estrella en los primeros dos. Pelé estaba lesionado y tuvo que ausentarse. En el primer encuentro en el Estadio Centenario, Santos se impuso 2-1. Coutinho marcó dos goles para los visitantes y el goleador Alberto Spencer anotó para los locales. Luego en Brasil el partido también estuvo muy peleado y Peñarol consiguió forzar una tercera final al imponerse por 3-2. Spencer abrió el marcador a los 14 minutos y tres minutos después Dórval igualó el resultado. Mengálvio puso la ventaja para los brasileños a los 35 minutos, pero Spencer anotó el empate y finalmente José Sasía cerró el partido 3 a 2.

En el tercer y último encuentro Pelé volvió a vestir la camiseta blanca y deslumbró. En la cancha de River Plate, Santos goleó 3-0 a Peñaorol. Los brasileños brillaron y fue Omar Caetano quien anotó el primer gol en contra. Luego llegó el doblete de Pelé y la alegría fue brasileña.

Cerrar