River y el dolor de haber estado a minutos de la gloria en la CONMEBOL Libertadores

Los minutos finales y el reconocimiento de los hinchas al equipo

 

Un padre consolando a su hijo, de sólo ocho años, fue una de las imágenes que más impactaron en la tribuna millonaria, El partido se había terminado, los hinchas de River abandonaban el estadio y el chico no entraba en razones. Los que pasaban a su lado atinaban sólo a tocarle la cabeza. Algunos, con algún gesto, buscaban su mirada cómplice. Pero él no salía del shock que muchos tenían: cómo en los instantes finales del partido al equipo de Marcelo Gallardo se le escapó la posibilidad de conquistar una nueva CONMEBOL Libertadores. 

Dolerá por cómo se dio. Por verse a sólo minutos de una nueva Copa. Le dolerá al plantel de River y a los hinchas haberse visto tan cerca de la Gloria Eterna como verla escurrirse entre los dedos. Soñarán con Gabriel Barbosa y sus goles, con Bruno Henrique y sus apariciones categóricas, con la tarde en Lima en la que acariciaron una nueva estrella. Pero River sabe que, más allá del dolor por la derrota, puede irse con la frente en alto. Un equipo que supo reinventarse a lo largo del ciclo de Marcelo Gallardo. Que alcanzó, con la de hoy, su tercera final de CONMEBOL Libertadores en sólo cinco años pero que, sobre todo, fue competitivo. Tuvo en esta Final Única puntos muy altos más allá de la derrota. Desde los quites y la entrega de Enzo Pérez, Javier Pinola o el propio Rafael Santos Borré, autor del gol millonario. 

Los hinchas millonarios enrojecieron sus palmas para aplaudir a sus jugadores una vez terminado el partido. Todavía incrédulos por lo que había sucedido minutos antes, cuando la ráfaga de Gabigol dio por terminada sus ilusiones. Un reconocimiento que fue correspondido. Desde adentro del campo de juego, mientras se consolaban unos a otros, Enzo Pérez, el mejor de River en la final, lidero los aplausos hacia la tribuna donde se encontraba la mayoría de los simpatizantes argentinos. Manejó los hilos del equipo millonario y fue quien dio la cara en el final.

Gallardo

Así como el plantel de River, encabezado por su técnico, esperaron hasta el final de la premiación, sus hinchas imitaron al líder. Una vez que Flamengo levantó su segunda CONMEBOL Libertadores, las tribunas se fueron vaciando para hacerle lugar a los gritos y festejos de Flamengo. Los jugadores del equipo brasileño celebraban en un césped teñido de papeles amarillos mientras la tribuna local del estadio, que por unas horas se tiñó de rojo y blanco, quedó vacía.

Será tiempo de volver a empezar para Gallardo y los suyos. Fue la primera final que el entrenador perdió en CONMEBOL. Había vencido a Tigres y Boca en la Libertadores, Atlético Nacional en la Sudamericana y dos Recopa Sudamericana, contra San Lorenzo e Independiente de Santa Fe. Con la cabeza en alto y reconocido por los suyos, River dejó el Monumental de Lima.

Cerrar