River ganó 2 a 0 ante Boca en el partido de ida de la semifinal

El conjunto dirigido por Gallardo ganó 2 a 0 y la serie se definirá en La Bombonera

El estadio Monumental ovacionó, de pie, una nueva función del River de Marcelo Gallardo. Este equipo que acostumbró a los hinchas a brindar siempre grandes batallas, a estar en la pelea de los torneos continentales, no fue menos con su clásico rival enfrente. Las palmas coloradas por los aplausos, voces quebradas por los gritos e interminables abrazos que hicieron olvidar las bajas temperaturas y el viento con el que la Ciudad de Buenos Aires recibió al Superclásico del fútbol argentino en la CONMEBOL Libertadores. Fueron 70.074 espectadores que vieron como el equipo Millonario venció 2-0 a Boca Juniors en la semifinal de ida. Todos ellos, más otros millones de simpatizantes saben que esto tendrá revancha el próximo 22 de octubre en el partido de vuelta. Pero a pesar de eso, se permitieron festejar a lo grande.

Con la final de la edición 2018 de la Libertadores todavía en la memoria de todos los presentes, este nuevo cruce encendió el fervor en Núñez, en un partido que tuvo todos los condimentos. En el campo de juego, fue River fue el que dominó las acciones. Pero fue el primer capítulo. Boca Juniors no le hará las cosas fáciles en la Bombonera dentro de algunas semanas.

Con el ritmo, la presión y la intensidad que caracteriza a los equipos de Marcelo Gallardo, River fue el dominador. Un 4-4-2 clásico, con Fernández y De la Cruz por afuera, pero con especial participación de los laterales para atacar. River se encontró rápidamente con el gol. Rafael Santos Borré cayó en el área tras un foul de Emmanuel Más, que el árbitro Raphael Claus otorgó a instancias del VAR. El colombiano convirtió, para volver a ser determinante como en 2018. Tanto el año pasado como en la actual edición, hizo goles en octavos, cuartos y semifinales.

Con el resultado a su favor, River se hizo aún más dominador del juego. Boca no encontró la fórmula para vulnerar a un equipo que, en lo que va de la CONMEBOL Libertadores, aún no perdió. Gustavo Alfaro apostó a un 4-1-4-1 que no fue efectivo como el reciente partido en la Superliga Argentina, un empate sin goles. Ramón Wanchope Ábila fue el faro de un equipo al que no pudo guiar.

Mientras tanto River, al ritmo de Enzo Pérez, con la potencia ofensiva de Borré y Suárez, más el buen partido que tuvo, tanto a la hora de defender como de atacar Milton Casco, dominó a su rival. Inclusive en el segundo tiempo, Gallardo le dio lugar para la revancha a Ignacio Scocco, ausente en 2018 por lesión.

Carlos Tevez, uno de los símbolos de Boca, entró en el segundo tiempo para intentar cambiarle la cara al xeneize. Minutos más tarde llegó el segundo de River: centró de Suárez y definición de Ignacio Fernández. Eduardo Salvio (se lo iba a perder por lesión, pero tuvo unos minutos en cancha) y Mauro Zárate, todas cartas ofensivas, son las que jugó Alfaro para maquillar el actuar de su equipo. Inclusive sufrió la expulsión de Nicolás Capaldo en una de las últimas jugadas del partido, quien no estará en la revancha.

Tanto Gallardo como Alfaro jugaron sus mejores cartas esta noche en el Monumental. Fueron ganadoras las del técnico de River que viajará a la Bombonera con la ventaja de dos goles. Aunque el próximo 22 de octubre la historia será otra. Allí se definirá el primer semifinalista de la CONMEBOL Libertadores. Y si algo prometen, es que el capítulo final será imperdible.

Cerrar