Riquelme, mano a mano: "Intentaremos hacer un equipo que haga que los hinchas vayan contentos a la cancha"

El vicepresidente de Boca asegura que hoy no se animaría a jugar a la pelota. Dice que él disfrutaba de la tensión de la Libertadores. Asegura que Flamengo le puede ganar al Liverpool.

Sus larguísimos brazos enfundados en un traje demuestran por qué era intocable.

Su ancha espalda, con hombros casi a la altura de la cabeza, explican por qué cuando lo chocaban no lo podían mover.

Sus extensas piernas grafican por qué infinitamente llegaba a la pelota.

Los mitos siempre impactan cuando se exhiben humanos.

Él atraviesa su tercera era: fue futbolista, fue mito y, ahora, es dirigente. Pero, aunque llegue al Centro de Convenciones de Asunción para establecer un nuevo y firme canal de diálogo entre Boca y la Conmebol, no puede despegarse de lo que fue.

Los celulares lo fotografían. Dirigentes de otros clubes hacen avalanchas para tener una selfie. Los empleados de limpieza suspiran. Sonríe. Pregunta educadamente por dónde entrar y para dónde salir. Reparte palabras como fenómeno o amigo y la gente queda al borde de las lágrimas.

A los 41 años, padre de adolescentes, señor de la política, afuera del Don Torcuato que es Tierra Santa, Juan Román Riquelme sale del póster y vuelve a las canchas, de otra manera.

Y, dice, que la Libertadores es su condena. De amor.

- ¿Cómo se siente cuando vas a jugar la Libertadores?
- Se siente bien. Es una competición muy importante en la cual todos soñamos con llegar hasta el final, ganarla. Se vive distinto. Es la Copa más linda que hay para nosotros y competir es hermoso.

- ¿Qué sentías vos cuando ibas a jugar la Libertadores?
-Para mí es especial. Tengo la suerte de que mi club me tiene muchísimo cariño y es por culpa de esta Copa. Eso lo tengo clarísimo.

-Desde el juego, ¿qué cambió de la época en que vos jugabas hasta ahora?
- Ahora, bueno, cuando uno está afuera ve todo más complicado. Yo hoy no me animaría a jugar. Veo que van muy rápido, que juegan muy bien. A mí me tocó jugar hace un tiempo atrás, disfruté al máximo, creo que el fútbol es hermoso y la Copa es maravillosa.

- ¿El grado de tensión es semejante?
- Bueno, es según lo tome cada uno. Algunos lo disfrutan. Otros no. Para nosotros fue lindo porque lo disfrutamos al máximo. Yo tuve la suerte de llegar muchas veces al final y eso hace que se disfrute mucho.

- ¿Qué esperás, ahora como dirigente, del juego? ¿En qué podés aportar?
- Nosotros intentaremos hacer un equipo que haga que los hinchas vayan contentos a la cancha. Queremos recuperar la manera de jugar. Queremos ser protagonistas en nuestra casa y afuera. Que Boca se sienta orgulloso del equipo que tiene.

- ¿Cuánto importa hacer feliz a la gente?
- Es lo más importante. Yo soy hincha de mi club, quiero que mi equipo me represente de la mejor manera y nosotros hoy tenemos la obligación de intentar armar el mejor equipo.

- ¿Cuál fue tu mejor gol en la Libertadores?
- ¿El mío? No sé. No lo sé. La verdad que no lo sé. Eso lo tenés que elegir vos. Yo fui un afortunado de jugar muchos partidos de Copa Libertadores. Tengo la suerte de que en cada lugar en que jugué me trataron con mucho cariño. Al final eso es lo más importante.

- ¿Cómo viste el grupo que les tocó?
- Bien, nos toca recibir a Libertad, que nos toca bastante seguido. Lo vamos a recibir a Ramón, que para nosotros es algo especial porque él es hincha del equipo rival nuestro. Es de esos hinchas de River que nosotros respetamos mucho. Lo vamos recibir de la mejor manera. Después nos toca el equipo de Venezuela, un viaje largo, pero tenemos confianza.

- Cuando el Boca tuyo fue a Brasil, no era costumbre que los argentinos se plantaran así, ¿cómo lo ves al fútbol brasileño hoy?
- Muy bien. Flamengo está muy fuerte. Gremio tiene un entrenador muy bueno y siempre llega hasta el final. Palmeiras juega bien. Va a ser una gran Copa. Nosotros sabemos que vamos a tener que armar un gran equipo si queremos competir con ellos.

- ¿El hincha de Boca con qué se tiene que ilusionar?
- El hincha de Boca está muy feliz. Está muy ilusionado y hacía mucho no se lo veía así. Después de las elecciones, se los ve muy contento. Eso nos ayuda mucho. Sabemos que cuando el hincha está contento de local nos hacemos muy fuertes. Ahora tenemos que armar un gran equipo.

- El presidente de la CONMEBOL dijo que quería que los equipos sudamericanos volvieran a ganar en el Mundial de Clubes, ¿cómo ves la diferencia que hay hoy?
- Esperemos que pasa con Flamengo. Llegó a la final, juega muy bien, tiene grandísimos jugadores, dos delanteros que son maravillosos y que seguramente si tienen un gran día le pueden hacer un gran partido al Liverpool.

Cerrar