Richard Sánchez: el volante box to box del continente

En el 4-4-2 de Garnero en Olimpia, el mediocampista es fundamental. Tiene buen disparo, buen recorrido, sabe recibir de espaldas. Una clave para el cruce contra Liga de Quito.

"Bryan Robson es el mejor jugador que hemos generado", anunció angustiado Bobby Robson, entrenador de Inglaterra para el Mundial 1990. La lesión dejaría afuera de la Copa del Mundo al mediocampista que jugó 12 años en el Manchester United. Algunos dicen que fue el mejor volante inglés de la década del 80. Cuando los entrenadores tenían que definirlo, le llamaban "a midfier box to box". La fama del término creció en los días de Lampard y de Gerrard. Los dos eran de la misma característica: un segundo centrocampista capaz de ir de área a área, de tener buen disparo, de poder recuperar en el arco propio y terminar llegando como un segundo delantero al otro espacio. Llamados por el fútbol español interiores, ese tipo de volantes hoy son los más codiciados del mundo. El estandarte en esta CONMEBOL Libertadores lo tiene Olimpia: es Richard Sánchez.

"Richard tiene mucho temperamento, pero mucha técnica. Se lo relaciona más con el temperamento que con la técnica, pero es de los jugadores más técnicos del plantel", lo describe Daniel Garnero, su director técnico. Para la última Copa América, Eduardo Berizzo no lo iba a llevar. Se lesionó Richard Ortíz y lo terminó sumando. No como un extra. Se ganó el puesto. Contra Argentina fue titular y terminó marcando el gol. En uno de sus movimientos típicos: Miguel Almirón desbordó, tiró el centro hacia un área donde no había nadie y, de repente, con toda potencia, apareció para patear.

Su característica no es ser posicional, aunque sabe posicionarse entre los defensores para dar el primer pase. Su clave es ser constante. Quizás, el mayor emblema del continente en los últimos años en esa zona sea Arturo Vidal. Un futbolista con muchas características buenas a la vez: buen pase corto y largo, buen tiro, buen cabezazo. Sánchez cuenta con un gran tiro de media distancia. Tiene 23 años, comenzó su carrera en River Plate de Paraguay, donde arribó a préstamo. Está en Olimpia desde 2010, cuando participó del sub-14 del club, sin embargo fue dado a préstamo para su debut. Desde que llegó Garnero, fue determinante en el tricampeonato. 

Sánchez es hincha de Olimpia y de Paraguay, al punto de que su ídolo es Roque Santa Cruz, compañero y referente. "Con perseverancia todo se puede", le dice el volante a los más jóvenes, algo que toma del modelo de su capitán. Su sueño es jugar algún día en Europa. Oferta e intereses ya hubo. La Copa Libertadores será una medida clave para su carrera. Está preparado. 

Cerrar