Real Garcilaso, representante de un paraíso histórico que ya sabe lo que es la gloria deportiva

La región del Cusco impulsa y promueve un sentido de pertenencia especial, alimentado por la historia y los orígenes.

Pasan autos pequeños tocando sus bocinas. Ya no son los taxis los que emiten ese sonido tan constante como insoportable y que ofrecen sus servicios sin que nadie se los solicitara. Son vehículos que llevan un escudo en la luneta y que forman una caravana en la que se oye un megáfono invitando a ver el espectáculo deportivo por el torneo más importante del continente. Es que juega el joven Real Garcilaso por la CONMEBOL Libertadores.  

Cae la noche. El estadio Inca Garcilaso de la Vega se enciende y se ilumina en medio de la, por momentos, caótica e inmensa ciudad que abraza a la Plaza de Armas como sitio turístico por excelencia dentro de las edificaciones. Las gradas lucen los siete colores de la bandera del Cusco. No juega un equipo. Juega la ciudad, juega la región.  

CONMEBOL Libertadores Cusco Playa de Armas

Y juega con orgullo. El orgullo de esa pertenencia que se ve en cada rincón de la ciudad, con estructuras indestructibles que nadie sabe cómo fueron edificadas por los avanzadísimos Incas ocultas entre iglesias y construcciones de los conquistadores europeos, que incluso poseen como el lugar más turístico de Sudamérica un paraíso histórico al que nunca pudieron llegar.  

Juega también con los 3400 metros de altura sobre el nivel del mar, productores de una prueba perfecta de que los seres humanos somos tan parecidos como diferentes, porque cada persona puede reaccionar de manera distinta ante el soroche –o el mal de alturas, como también lo llaman-. Un agotamiento impensado al caminar apenas unos metros, dolor de cabeza, malestares de distintos tipos. Algunos lo sufren por unas horas o hasta por unos días. Otros, nada. Jugar de visitante allí para equipos del llano, en tiempos de calendarios deportivos ajustados, es todo un desafío. 


AFP Real Garcilaso CONMEBOL Libertadores 2013

Real Garcilaso es un joven equipo. Este 2019 cumplirá 10 años. En septiembre de 2009 jugó su primer encuentro en la Liga Distrital de Cusco. En 2012 disputó su primera temporada en la Primera División y fue a pura gloria: llegó a la final ante Sporting Cristal y salió subcampeón. Al año siguiente, el club debutó en la CONMEBOL Libertadores, también con mucho éxito: pasó como segundo del grupo con resultados históricos: goleó 5-1 a Cerro Porteño, a quien también le ganó como visitante, y se dio el lujo de festejar en el Centenario y eliminar a Nacional por penales. Es, hasta ahora, su mejor participación: llegó a cuartos de final. 

En 2019 buscará festejar su primera década con una nueva hazaña en el torneo más importante. 


La región del Cusco ya sabe lo que es la gloria deportiva. Cienciano se coronó en 2003 campeón de la CONMEBOL Sudamericana al vencer y dejar en el camino a tres gigantes: Santos en cuartos de final, Atlético Nacional en semifinales y River Plate en la final, con un empate en la ida por 3-3 y la histórica victoria en Arequipa, con un jugador menos,y ante la presencia del ahora histórico Marcelo Gallardo, que jugaba en aquel equipo millonario que perdió esa definición.  

AFP Cienciano CONMEBOL Sudamericana 2003

Y es el único equipo que venció en finales internacionales tanto a River como a Boca: Cienciano se coronó en la CONMEBOL Recopa 2004 al superar por penales a los Xeneizes.

Hoy, Cienciano juega en la segunda categoría de Perú. 

Cerrar