En un partido con 26 tiros al arco, Racing se quedó con la victoria

Estudiantes de Mérida vencía, pero los visitantes arremetieron y lo dieron vuelta en quince minutos. Los gritos fueron de Zaracho y de Reniero.

Lisandro López entendió rápidamente que el partido se jugaría en las dos áreas. Los mediocampos iban a ser zonas apenas de paso y el encuentro iba a ser en dos zonas. La cantidad de situaciones de gol refleja esta historia: 26 chances entre los dos. Con una particularidad: Racing, el ganador, tuvo 12 situaciones desde adentro del área rival. Los de Avellaneda son los únicos argentinos que vencieron en la primera fecha de la Libertadores.

Para terminar de romper con el mediocampo, Marcelo Díaz salió lesionado y los de Sebastián Beccacece se quedaron sin circuito de juego. Estudiantes de Mérida comenzó a afianzarse desde la presión de la salida académica. Empezó a robar pelotas y a lastimar a Racing, que acumulaba errores defensivos puestos en función de situaciones de gol.

El segundo tiempo fue absolutamente diferente al primero. Estudiantes de Mérida cambió sus intenciones, retrocedió y fue un monólogo de intenciones de Racing. No siempre claras. Aunque de tanto ir forzó errores que los venezolanos no pudieron frenar. Tan así que los dos goles surgieron desde laterales por la izquierda. Eugenio Mena fue la gran figura de la cancha. Zaracho marcó el segundo grito y remató siete veces sobre el arco rival.

Cerrar