Olimpia campeón de la CONMEBOL Libertadores 1979, un equipo que hizo historia

En 1979 se consagró campeón y rompió con la racha de equipos argentinos, uruguayos y brasileños

Hace 41 años Olimpia conseguía su primera CONMEBOL Libertadores en una campaña histórica. Las primeras 19 Copas habían quedado bajo la hegemonía de Argentina, Brasil y Uruguay y el Decano rompió con eso tras ganar nueve de los 12 partidos que disputó.

En la primera Copa Libertadores de 1960 el conjunto paraguayo había llegado a la final ante Peñarol, pero el título se lo quedaron los de Uruguay. 19 años más tarde, Olimpia se encontraba de nuevo en la instancia más importante del torneo y esta vez del otro lado estaba Boca Juniors, que defendía el título. 

Para llegar allí el equipo dirigido por Luis Cubilla antes tuvo que imponerse en el Grupo 2, en el que ganó tres de los cuatro partidos que jugó. Sus rivales fueron: Sol de América, Jorge Wilstermann y Bolivar. La creatividad de los volantes fue uno de sus factores diferenciales y la defensa de Carlos Kiese era inquebrantable.

Luego en el triangular por las semifinales se midió primero ante Guaraní y ganó 2 a 1. Su segundo partido resultó 2 a 0 ante Palestino, 3 a 0 también ante Palestino y finalmente igualó 1 a 1 ante Guaraní lo que le permitió quedarse con un lugar en la final.

Olimpia campeón 1979

La primera final fue en el Defensores del Chaco y Osvaldo Aquino anotó a los tres minutos. Luego a los 27 Miguel Ángel Piza marcó el segundo y se quedaron con la primera victoria. No importó que Boca fuese el favorito ni el último campeón. Olimpia sabía lo que quería. "El nuestro era un equipo hegemónico y bien equilibrado. Fuimos madurando y creyendo en base a los resultados. Ayudaron mucho a fortalecer el ánimo y el convencimiento de que podíamos llegar. Era un equipo muy solidario, con muy buena relación fuera de la cancha. El gran mérito de Luis Cubilla fue haber encontrado el camino para que el plantel ejecutara lo que él proponía", explicó el capitán de aquel plantel Hugo Tavalera.

El escenario de la definición era La Bombonera. El mítico estadio que apabullaba a cualquier rival y preponderaba la fuerza del Xeneize. El Toto Lorenzo dirigía a los argentinos y a pesar del resultado de la ida estaba confiado, sería un partido fácil de ganar.  Aun así, Olimpia desafío a los favoritos y demostró que en la Copa Libertadores cualquier cosa puede ocurrir. El empuje y la garra primó en los visitantes y el partido finalizó 0 a 0. Olimpia dio su vuelta olímpica.

"Ganar la Libertadores de 1979 era quitarle la hegemonía a los equipos brasileños, argentinos y uruguayos. Apreció un intruso que fue Olimpia. Le dio un poco más de ánimo a los otros países, reanimó la Copa. Olimpia jugó con la idea de que sí se podía", relató el arquero  Ever Hugo Almeida uno de los referentes. Aquel 27 de julio el Decano desafío a lo establecido y entró en la historia de la competencia más importante de América gracias a su propia convicción.

 

Cerrar