Néstor Camacho recupera sus mejores días y hace feliz a Olimpia

Desde el año pasado que el delantero sufre una lesión en el tobillo izquierdo. Después de mucho tiempo, recuperó su mejor momento con dos goles claves.

Néstor Camacho no le terminaba de encontrar la vuelta a su tobillo izquierdo. La lesión no terminaba de presentar un diagnóstico claro, pero a él le impedía estar pleno. "Ahora me siento 100 por ciento físicamente y con el transcurrir de los partidos estoy mejor", declaró al terminar el partido en Lima, tras golear a Sporting Cristal. Le alcanzó una sola semana para volver a mostrarse definitorio: Olimpia le ganó 2-1 a Godoy Cruz y la zurda del delantero fue indispensable.

Camacho ya había sido determinante en Lima: tiró el centro en el córner del gol de Roque Santa Cruz y le tiró el cambio de frente a Mendieta para el segundo. Contra Godoy Cruz fue igual. O más. Porque primero capturó un rebote. Segundo definió con un misil. Y ese no es un detalle menor porque la fuerza le costaba. “Me está costando aún el mano a mano por la lesión que tuve en el tobillo, el semestre pasado terminé jugando lesionado, me costó mucho recuperar la fuerza en mi tobillo, ahora recién estoy volviendo a tener más confianza", planteó en marzo de éste año, consciente de la situación que estaba viviendo.

Camacho es una variante clave en el fuerte ataque del equipo de Daniel Garnero. "Somos un equipo muy goleador", aclaró el entrenador hace algunas semanas. Eso le estaba faltando en la CONMEBOL Libertadores. Desde la semana pasada, lo recuperó. Ese olfato lo puso en la cima de su grupo de la Copa, llegando a las 8 unidades. Le había costado ganar en la serie anterior. Ahora ganó los dos: de visitante y de local y eso es fundamental. 

Aunque muchas veces usó el esquema 4-3-3, esta vez apeló al 4-2-2. Camacho jugó un paso más atrás que Santa Cruz. Tabaré Viudez y Alejandro Silva se movieron por los costados. Casi cuatro delanteros. Partir el equipo podía funcionar mal. Podía partirse el equipo. Pero fue tan arrasador el ataque que, muy rápido, marcó diferencia. De hecho, el propio Camacho, apenas comenzó el partido, podría haber convertido.

 

Cerrar