Nacional golpeó a los 11 segundos y apretó los dientes

Santiago Rodríguez abrió el resultado y Alianza Lima no pudo reponerse. Los uruguayos se llevan de Perú un gran resultado para el Grupo F.

La sorpresa le sacó una cana a Pablo Bengoechea. Le desarmó el 5-3-2 armado y cualquier pensamiento anímico perfilado. Nacional ganó el sorteo, sacó, tiró la pelota para atrás y la lanzó larga, para que Vecino la peleara y consiguiera algo. Nunca imaginaron que una secuencia de errores terminaría con el gol de Santiago Rodríguez, el más rápido de la Libertadores. A los doce segundos, el resultado ya era en favor de Nacional. Eso, en el Matute, no se modificó en ningún momento de la noche.

El análisis de primer rato del Grupo F modificó el trámite. Nadie sabrá si los de Munúa planificaron jugar de igual a igual, pero no tuvieron ni tiempo de saberlo. La circunstancia le jugó a favor y, desde ahí, construyó un encuentro en que Alianza Lima fue por el gol cual perro por un hueso. Nacional se tiró hacia atrás, empezó a defender más que a atacar. Ganar en Perú era un espaldarazo pensando en los octavos de final, considerando que Racing había vencido en Venezuela a Estudiantes de Mérida.

Luis Mejía tuvo buenas participaciones, pero en general fueron desde afuera del área. Sus defensores se ocuparon de cuidarle le área. El extremo Mora era quien más complicaba a los uruguayos, pero no alcanzaba para terminar de herir sobre el arco rival. Resistió Nacional, haciendo uso de una de sus principales virtudes, que es la de saber respirar bajo el agua. Fue a Lima sin Gonzalo Bergessio, líder futbolístico. Alianza comenzó con un resultado y un minuto doloroso. 

Cerrar