Nacional campeón de la CONMEBOL Libertadores 1980 con la corazonada de Victorino

En 1980 se consagró campeón de la Copa Libertadores por segunda vez en su historia

A Waldemar Victorino le dieron un consejo inolvidable: “Yo no quiero que usted ande con la pelota, juégueme en el área. Los defensas aunque sea una vez se equivocan, usted tiene que estar ahí y meterla. ¿Sabe quién va a ser el mejor jugador de la cancha? Usted , aunque no la haya tocado”. El técnico uruguayo Ondino Viera le dio un consejo que jamás olvidaría y en 1980 siguiendo aquella sugerencia se quedó con el premio al mayor: goleador de la CONMEBOL Libertadores con 6 tantos. Ese año Nacional se consagró campeón de la competencia más importante de América por segunda vez y la copa volvió a Uruguay.

Nacional campeón Libertadores 1980

Tras el Mundial de 1978 empezaban las primeras transmisiones de fútbol a color, pero la radio era la mejor amiga de todos los futboleros que siguieron la Copa de Nacional del 80 con pasión y emoción. En la Fase de Grupos integró el Grupo 2 junto a Defensor Sporting de Uruguay, Oriente Petrolero y The Strongest de Bolivia. Perdió un solo partido y el resto fueron todas victorias. El equipo dirigido por Juan Martín Mujica, quien se salió campeón con Nacional en 1971 como jugador, había encontrado la forma de jugar.

En el triangular por las semifinales, el camino comenzó ante O Higgins con un triunfo por 1-0 gracias al gol de Dardo Pérez. En el siguiente partido ante Olimpia, volvió a anotar y repitieron el resultado. En la vuelta ante el conjunto paraguayo igualaron 1 a 1 y en el último partido ante O Higgins ganaron 2 a 0 con goles de Eduardo de la Peña y Waldemar Victorino.

La final fue ante Internacional. En el partido de ida en Porto Alegre igualaron sin goles y la definición sería en el Estadio Centenario. Un 6 de agosto de 1980, Waldemar Victorino anotaba a los 35 minutos el gol de la victoria que le permitió a Nacional alcanzar la gloria eterna. Juan Martín Mujica se convertía en el técnico más joven en conquistar la Copa y honraba al equipo de sus amores: “Nacional para mí es lo máximo, porque nací en una ciudad pequeñita, Casa Blanca, al sur de Paysandú. Ahí éramos de Nacional o Peñarol. Mi familia era toda de Nacional. Yo me formé en Rampla Juniors y después pasé a Nacional. Fue una satisfacción muy grande defender la camiseta que soñaba de chiquito”. Mujica cumplió su sueño dos veces, como jugador y como técnico.

Cerrar