Marco Ruben: la revancha con Boca y el viaje en camioneta

El centrodelantero marcó tres goles. Ya lleva cuatro en la Libertadores.

Cuando Marco Ruben piense en Boca, ya no va a tener que recordar el 4 de noviembre de 2015 que lo llena de furia. Ya podrá olvidar aquella final de la Copa Argentina en la que, jugando para Rosario Central, perdió contra los otros azules y oros de Argentina, en una noche en la que el árbitro Diego Ceballos se equivocó y cobró un penal fuera del área para el rival. Pudo sanar la herida en la misma semana en que Eduardo Coudet, el técnico de aquel equipo, salió campeón con Racing y también hizo descansar en paz a la pena. Porque, desde hoy, el centrodelantero verá el escudo de Boca y ya sonreirá sabiendo que una noche de Copa Libertadores le hizo tres goles.

La decisión fue delirante, pero quién sabe si los cuatro goles que ya lleva en la Libertadores los trajo por esa vía -también le marcó a Jorge Wilstermann-. Ruben llegó a Curitiba en su camioneta. Manejó desde Rosario 1725 kilómetros. Mandó a su familia en avión y fue por las rutas del continente junto a su hermano. Quería hacer una sólida mudanza, en la que no se olvidara nada. Se despidió de Central con los ojos empapados: "Yo acá quiero estar bien, al cien por ciento. No me gusta si no estoy así.Ya me sentía agotado de muchas cosas vividas, todo tipo de emociones y por eso terminé tomando esta decisión". Le costó mucho alejarse. 

Habló con Lucho González y se terminó sumando. El esquema de 4-1-4-1 le cae perfecto. Recibe asistencias, el equipo ataca por los costados y lo abastece. Más allá de su efectividad: pateó cuatro veces e hizo tres goles. Ruben tiene 32 años y un largo tramo de carrera que le queda, pese a que ya jugó en River, en Tigres y en Villarreal, entre otros. Su mérito como centrodelantero es amplio: sabe descargar, definir con las dos piernas, buscar de corta y de media distancia y, sobre todas las cosas, es muy inteligente para buscar el lugar para recibir. Athlético Paranaense ya sonríe con su talento. Y él va por una nueva revancha: en la Libertadores 2015/2016 llegó hasta cuartos de final con Central y cayó contra Atlético Nacional.

Cerrar