Marcelo Gallardo: 43 cumpleaños, 43 historias de su vida

Desde las inferiores, a su círculo íntimo, a sus hobbies, a su paso por Francia, a las victorias en la CONMEBOL Libertadores.

1- “A mí no me gustaba el fútbol. Vivía enfrente de un potrero y yo estaba remontando barriletes. Un primo me jodía para llevarme a jugar y yo no quería. Un día fui. A los 3 minutos, me sacaron. No sabía dónde estaba parado. No quise ir nunca más. Después, a los 8, 9 años se me despertó de golpe la pasión por el fútbol. Notaba que los demás me veían condiciones”. 

2- Escribe Máximo Gallardo, su padre, en el prólogo de la biografía del Muñeco escrita por el periodista Diego Borinsky: “Marcelo siempre fue un chico tranquilo. Desde los seis años me acompañó los domingos a los campeonatos relámpago que se jugaban por plata en diferentes lugares del conurbano. Nos íbamos bien temprano a la mañana y volvíamos tarde. Marcelo se quedaba con la bicicleta, a un costadito, mirando. Le gustaba mirar cómo jugábamos, pero no jugar con sus amigos, prefería volar sus barriletes o andar con las bolitas. Compraba las varillas y le hacía los barriletes de River. Yo era de San Lorenzo pero toda la familia de mi mujer, en especial el papá de Ana, el abuelo Lolo, eran muy fanas de River. A veces lo llevaba a la cancha a ver a San Lorenzo pero nunca me gustó imponer nada, además Marcelo siempre eligió por sí mismo lo que quería ser, tuvo mucha personalidad desde chiquito”.

3- Cuando tenía 9 años, fue a probarse a River. Lo ignoraban. Se hizo de noche y lo estaban marginando. Su papá quería regresarlo a casa, pero él se empacó y se lo dijo a quien probaba a los futbolistas. Lo pusieron con un equipo del club y no le pasaban la pelota. Volvió a encarar al organizador. Lo cambiaron y la rompió y quedó.

4- “Se dio la coincidencia de que Marcelo dejó de vivir en Merlo y vino a vivir a Olivos a un departamento que justo quedaba a la vuelta de donde yo vivía. Él estaba sin sus viejos, solo, y entonces estábamos todas las tardes juntos tomando mate”, cuenta Matías Biscay, ayudante de Gallardo, y amigo desde chico. Es que siempre sintió admiración por el joven enganche y trataba de protegerlo en inferiores de que no le pegaran demasiado.

5- Ramón Héctor Ponce, ex jugador de Boca y cazatalentos, era vecino del Muñeco en Merlo. Marcelo era la figura de su equipo y ya se decía en el barrio que era crack. Entonces, el especialista le propuso a Máximo Gallardo que lo llevara al club azul y oro. Pero la familia dijo que no.

6- “Marcelo tenía 21 años y ya era un veterano en el vestuario de River. Esto fue antes de ir a Mónaco. Me acuerdo de subir a la habitación y buscar unos cassettes. Eran épocas en que tocábamos en teatros y vino antes del Mundial 98 y le dije: “Van a ser Gallardo y 10 más”. Y realmente jugó muy bien”, Andrés Calamaro.

7- “En un principio era muy rockero, del rock de los 80 al heavy metal de los 90. Led Zeppelin, Metallica, Iron Maidan, Deep Purple. Después, escuchaba a Cerati, me parecía uno de los músicos más extraordinarios de nuestro país, pero también iba a los recitales de los Redondos. No estaba de acuerdo en eso de que si eras ricotero no podías escuchar Soda Stereo”, Gallardo

AFP Marcelo Gallardo River Plate


8- "Antes de los partidos, a mí me gusta mirar a los ojos a cada jugador e ir preguntándoles cómo se sienten. En la previa del encuentro con Guaraní, hablé con Alario y le pregunté si estaba preparado para jugar. 'Para eso me trajeron', me respondió. Y ahí me convenció. Es un chico que tiene una gran personalidad, que recién llega al club con muchas ansias y ganas de triunfar y que nos respondió dentro de la cancha”. Gallardo.

Gallardo Alario

9- En la Selección de Bielsa, como sparring del Mundial 2002, Gallardo juega contra Mascherano, Zabaleta y Pisculichi, entre otros. A Pisculichi le dice: “El día en que yo sea entrenador, te voy a llevar a mi equipo”. Piscu llegó al River de Gallardo en 2014 y fue figura de la consagración millonaria en la CONMEBOL Sudamericana de ese año.

10- La selección de Daniel Passarella se preparaba para el Mundial de Francia 98 y jugaron contra un equipo con un enganche mágico: Garrafa Sánchez estaba iluminado y Astrada, Simeone, Verón, Almeyda y Ayala no supieron cómo sacarle la pelota. Las crónicas de la época hablaron de un 4 a 3 para la selección del Kaiser ¿Lo real? Perdieron 3 a 1 y Garrafa les hizo un golazo y metió dos asistencias. “Quien es ese viejo”, preguntó Marcelo Gallardo totalmente admirado por los pocos pelos de Garrafa y esa zurda que apenas tenía 24 años.

11- El primer partido de Ramón Díaz como técnico de River, en 1995, por la Copa Libertadores, dio el once inicial y, al terminar, aclaró: “Y Gallardo patea los penales”.

12- El día en que River fue tricampeón, el 21 de diciembre de 1997, Gallardo no pudo dar la vuelta olímpica. Los dirigentes le avisaron que no tendría que hacer el control antidoping y festejó. Se fue en una ambulancia, a toda velocidad, para llegar, cambiarse y esperar que su mujer se bajara de un Cadillacs 69 blanco y le dijera que sí, que quería casarse con él. En la catedral Nuestra Señora de Fátima, firmó su matrimonio con Alejandra Larrosa, la madre de sus tres hijos.

13- “Con Marcelo hicimos una gran relación, nos invitaba a comer a su casa a varios chicos. Íbamos con la Gata Fernández, Lucho González y Cobija Gandolfi, recuerdo a su padre haciendo los asados. En la concentración, la Gata y yo vivíamos en la pieza que compartían Gallardo y Salas. Me decía Piraña y me jodía en las prácticas: que no le respirara en la nuca, me cargaba con mi aspecto físico, me decía que era un pesado, porque imaginate que yo, con 20 años, lo seguía hasta debajo de la cama. Marcelo me hizo bullying todos esos años, esa es la verdad, aprovecho para decirlo (risas)”, Mascherano.

14- “Gallardo siempre pateaba los córners. El primer tiempo jugábamos con gente de River de ese lado, entonces iba y agarraba la pelota. El segundo tiempo empieza y me dice: “Andá vos”. Me empezaron a putear, me tiraban meo. Con razón, ahí estaban los visitantes”, Gastón Fernández 

15- “Lo llevé a la Reserva. Lo puse en el segundo tiempo. La primera pelota que le viene, fuerte, la pincha con el pie, pasa por arriba del rival, le pega antes de que pique y pasa por arriba del travesaño. Era un placer verlo entrenar. ¿Quieren saber de fútbol? Ábranle la cabeza a Gallardo y van a encontrar el Larousse ilustrado del fútbol”. Alejandro Sabella

16- “Estábamos jugando en contra. En una jugada nos chocamos y caímos al piso. Todos me vinieron a agarrar a mí y Marcelo aprovechó y me primereó. Fue una buena mano, como para recordarla siempre. En el Mundial de Corea-Japón 2002 concentramos juntos, en la misma habitación. Y yo siempre le decía 'acordate que me debés una”, Matías Almeyda.

17- En su segunda conferencia como entrenador de River, se acercó a un periodista que conocía desde su época de jugador y en el predio de Ezeiza, preguntó, casi con vergüenza: “¿Estoy aburriendo mucho cuando hablo?”. Hablaba mirando hacia abajo, como Marcelo Bielsa. Gallardo conoció a Bielsa en la previa al Mundial 2002. Lo tuvo poco tiempo como entrenador, pero algo le quedó de él que lo dejó admirado y que lo obligó a tenerlo como fuente constante frente a sus aprendizajes: “Me hubiera gustado tener a Bielsa de más grande, con 29 o 30 años, porque lo tuve de más chico y, aun sin compartir ciertas formas, fue el tipo del que más aprendí”.

18- River era puntero desde la décima fecha del torneo. El nivel del conjunto de Ramón Díaz era impresionante. La fecha 16, en el Monumental, era una de las últimas jornadas difíciles: contra Independiente. Gallardo la rompió. Algunos dicen que fue su mejor partido con la casaca de la banca roja. Hizo un golazo: se la pasó a Santiago Solari, el Indiecito se la devolvió, se le dio a Francescoli, le tiró la pared y definió al ángulo de Farid Mondragón. Golazo.

19- El partido ya estaba 2-2, pero faltaba una vida. El martes 30 de junio de 1998, en St Étienne, Argentina jugaba los octavos de final del Mundial frente a Inglaterra. Los goles los habían convertido Gabriel Batistuta, Alan Shearer, Michael Owen y Javier Zanetti. En el minuto 68, Daniel Passarella decidió sacar a Bati y al Piojo López, para que ingresaran Gallardo y Hernán Crespo. El Muñeco jugó muy bien ese rato, el suplementario y tuvo un aporte fundamental: metió el cuarto penal de la tanda con la que Selección albiceleste eliminó al equipo que dirigía Glenn Hoddle.  

Marcelo Gallardo River

20- “Teníamos un equipazo, nos comprendíamos los unos a los otros perfectamente, y había una química particular. En mi carrera, eso solo pasó acá”, cuenta Gallardo, sobre el Mónaco. El Muñeco se coronó campeón de Francia, la séptima ocasión para el AS Monaco. Autor de ocho goles en 28 partidos, el argentino fue elegido el mejor jugador de primera división por sus colegas.

21- Sabri Lamouchi jugó en el Monaco entre 1998 y 2000. Compartió equipo con Gallardo, donde ganó la temporada 99/00. Para definir al Muñeco como futbolista, analizó: “Le tirás una salchicha y te devuelve un bocado de caviar”.

22- "Mi decisión ya está tomada, si Deschamps continúa como entrenador del Mónaco me iré a otro club. No tengo nada que hablar con él, sabrá mucho de fútbol, pero en el aspecto humano no es una persona derecha, no es un hombre correcto. Con el entrenador tuve una discusión muy fuerte en enero pasado porque no me gustó la forma en que se refirió a mí. Si no estaba de acuerdo en que el club me renovara el contrato hubiera hablado con el presidente (en alusión a Jean Louis Campora), pero prefirió criticar a través de la prensa”, Gallardo, en 2003.

Marcelo Gallardo River

23- Fue un deja vu. El 2009 de Gallardo fue especial en los partidos contra Boca. De local y de visitante, los encuentros salieron 1-1. Lo particular fueron los goles. Los dos tantos xeneizes los marcó Martín Palermo. Los de River fueron del Muñeco: ambos de tiro libre y las dos veces contra Roberto Abondanzieri.

24- "Al ver que muchos hubieran deseado verlo en la cancha de todos modos, pienso que es posible que me haya equivocado”. Ángel Cappa lo escribió en su blog para pedir disculpas por no haber incluido a Gallardo en el que iba a ser su último partido en River. Esa noche, la del 16 de mayo de 2010, en el Monumental, perdieron 0-5 contra Tigre.

25- Damonte, que jugaba en Nacional, dejó una anécdota: "Una vez, Viudez caminaba y Marcelo empezó a retarlo. 'Dale, Taba. Dale, Taba', le decía, y como seguía boludeando lo sacó y lo limpió del partido. Viudez era la figura, ¿eh? Y así marcaba un precedente. Lo mismo con Recoba. Tenía esos manejos y personalidad como para sostenerlos”.
AFP Marcelo Gallardo River Plate Independiente CONMEBOL Libertadores
26- Corría 2014 y Gallardo llevaba dos años sin dirigir, luego de conducir a Nacional de Montevideo a ganar el campeonato. Había decidido continuar su carrera en Argentina. Viajaba a Rosario para reunirse con Newell’s y recibió un llamado de Enzo Francescoli. Ramón Díaz había renunciado, tras salir campeón. No se dijo más: el Muñeco agradeció el interés de la institución rojinegra y llegó al Monumental para hacer historia.

27- “Cuando llegamos, hace tres años, estaba barbudo, despeinado, demacrado de la cara, estaba mal, parecía el actor de la película El Náufrago”, declaró, en una conferencia de prensa, Gallardo. Se refería a Leonardo Ponzio, quien no había sido tenido en cuenta por Ramón Díaz y estaba casi marginado del plantel. De hecho, el capitán tenía todo cerrado para ser refuerzo de Racing, pero el Muñeco lo convenció y se quedó en Nuñez.

28- “Me marcó en qué posición tengo que jugar, cómo hacerlo, que si me toca estar, haga jugar y sepa cómo encontrarme con mis compañeros. Lo de siempre, Marcelo siempre nos habla”, Pisculichi explicaba en Osaka, en la previa de la final del Mundial de Clubes contra Barcelona en 2015, cómo debía enfrentar al club culé. Mostrar imágenes es un clásico del entrenador de River.

29- Ariel Rojas había tenido un gran torneo con Ramón Díaz y había salido campeón en 2014. Sin embargo, algo no le convencía al Muñeco. Quería más movimiento y más intensidad de parte del mediocampista. Entonces, le mostró videos de la Universidad de Chile que dirigía Jorge Sampaoli para que viera en qué lugar de la cancha quería que se moviera, cómo presionar y cómo llegar al área rival.    

30- Matías Gallardo fue uno de los alcanzapelotas en el duelo copero frente a Independiente, por la CONMEBOL Libertadores 2018, y se ubicó bien cerca del banco se suplentes. El Muñeco, con asombrosa tranquilidad, estuvo charlando un buen rato con el chico cuando el partido estaba por comenzar. “Le tuve que decir que se meta en el partido”.

31- Cuando River salió campeón de la CONMEBOL Sudamericana en 2014, Marcelo Gallardo le dedicó el triunfo a su madre, Ana María Maidana, quien había fallecido unos días antes del primer título del Muñeco como entrenador Millonario.

Marcelo Gallardo River

32- "Hicimos un partido muy inteligente. Hubo una entrega máxima y determinación de todos los futbolistas. Estos dos meses que nosotros veníamos jugando muy mal, fue parte de la estrategia, porque nosotros sabíamos cómo jugaban ellos, pero Boca no conocía como lo hacíamos nosotros”, Gallardo, tras ganar la Supercopa Argentina, en Mendoza, en 2018, contra Boca.

33- “Que la noticia no tape la historia”, escribió Marcelo Gallardo en su estado de Whatts App, luego de ser criticado por sacar a Andrés D’Alessandro, en un Superclásico, y que Boca se lo terminara ganando 4-2 en diciembre de 2016. Su plan tenía que ver con cuidar al 10 para la Copa Argentina. La frase sirvió para generar conciencia en el hincha de River. Días después los Millonarios se consagraron campeones de la Copa Argentina al vencer a Rosario Central.

34- “Esta vez, se nos tiene que dar, este culón de Gallardo”, declaró Mauricio Macri, presidente de Argentina, en la previa de la final de la CONMEBOL Libertadores 2018 ante Boca. Respondió con respeto el Muñeco: "Tengo que tener mucho cuidado al responder esta pregunta. No creo que sea justo para mí emitir una opinión al respecto. Es el presidente de la Nación y merece mi respeto como presidente de todos los argentinos”.

35- "Estaba bajando del palco al vestuario y no vi el gol del Pity. No podía ingresar hasta que terminara el partido, no tenía el permiso de la Conmebol. En las escaleras vi el (remate) palo de (Leonardo) Jara pero cuando ya estaba abajo no pude ver nada. Fueron 4 minutos sin saber lo que había pasado hasta que me dijeron que terminó y ahí pude entrar”, sobre el tercer gol de la última final de la CONMEBOL Libertadores.

Marcelo Gallardo River Copa Libertadores

36- “Marcelo es como un papá para mí. Lo describo así porque fue muy importante por los consejos que me dio, no sólo en lo fútbolístico sino también en la vida cotidiana. Me bancó en todo y por eso no tengo más que palabras de agradecimiento para él”, declaró Sebastián Driussi, cuando lo vendieron de River al Zenit de San Petesburgo.

37- “En lo único que involucré a Marcelo fue, hace un año, cuando lancé una línea de cremas para hombre. Buscábamos una figura masculina importante y pensé en él. Fue todo un tema porque Marcelo es muy reservado y no quería saber nada… Pero no le quedó otra que decir que sí”, Geraldine La Rosa, esposa de Gallardo, es diseñadora de indumentaria y usó al Muñeco como modelo.

38- El 21 de septiembre de 2017, River goleó a Jorge Wilsterman por 8-0 y consiguió el pase a las semifnales de la CONMEBOL Libertadores. Había perdido la ida, en Cochabamba, por 3-0. Al terminar el primer tiempo de la vuelta, los Millonarios ya ganaban 4-0. El estadio se vino abajo al ritmo de “Muñeeco, Muñeeeco” y el entrenador empezó a señalar a los jugadores y a decir: “Ellos, fueron ellos”.

39- Aunque su historia contra Boca como entrenador es muy buena, le ganó su Superclásico en la liga local en 2017 y, probablemente, fue el mejor partido que su River jugó contra su rival: venció 3-1, en La Bombonera, con goles de Gonzalo Martínez, de Lucas Alario y Sebastián Driussi.

40- El entretiempo contra Atlético Tucumán por la final de la Copa Argentina 2017 fue clave. En la conferencia de prensa lo contó: “Le dije a los muchachos que teníamos que volver a las bases”. El encuentro estaba 1-1. Terminó ganando 2-1 y así salvando el dolor que le había producido perder la semifinal de la CONMEBOL Libertadores contra Lanús.

Marcelo Gallardo River Copa Libertadores

41- El 5 de octubre de 2014, a los 30 minutos del segundo tiempo, River perdía frente a Boca. El pasto estaba inundado por una tormenta. Entonces, Gallardo tomó una decisión: mandar a la cancha al defensor central Germán Pezzella, en lugar de Carlos Sánchez. Pero no al fondo, si no de centrodelantero. Un rato después, en la primera pelota que tocó, el ahora capitán de la Fiorentina hizo el gol. "Le dijimos que vaya y se ponga a jugar en el centro del área, que la pelota iba a llegar por ahí".

42- Tras ganarle a Rosario Central la final de la Copa Argentina, a finales de 2016, hizo temblar a todo River. Declaró: “Me voy a tomar unos días para pensar. Tengo que reflexionar para ver qué es lo que quiero”. Sin embargo, a los días dio una conferencia de prensa en la que aclaró que seguía y todos respiraron.

43- A mitad de 2018, Gallardo encontró un nuevo hobby: se fanatizó con andar en bicicleta. En compañía del preparador físico de River, comenzó a entrenarse todos los días. Nada de bicicleta fija: móvil. Sus primeras imágenes en 2019 ya fueron en Punta del Este paseando en bici por la zona y haciendo que los jugadores tomen ese mismo hábito.

Marcelo Gallardo River

Cerrar