Los protagonistas, los dueños de la fiesta y del humor de River

Los jugadores y el cuerpo técnico transmiten desde adentro hacia afuera. Son River.

Son River. Algún día se va intentar definir al equipo de River y el hincha recordará a estos jugadores y a este cuerpo técnico. La victoria de la Copa Libertadores 2018 terminó de darle identidad al Millonario. Ese equipo es River. 

En la Recopa se volvió a demostrar. No hay una relación especialmente de ida y vuelta entre los protagonistas y la gente. Es una relación vertical. Es una relación en la que los jugadores mandan. Ellos manejan el humor de todos. Ellos manejan sus delirios, su alegría, sus festejos y sus nervios. 

En el primer tiempo el clima del estadio estuvo repleto de nervios. La tensión invadió el ambiente. Por momentos, euforia. Y, claro, el equipo estaba con la intensidad habitual, pero no salía el tiro final. La frustración de los futbolistas al no concretar se trasladaba a las tribunas. La negación a la que se enfrentaban los jugadores también se manifestó en la gente. Entre insultos al aire, maldiciones y enojos. Pero, calma. Todavía faltaba un tiempo.

En el segundo todo fue de menor a mayor. La gente se fue encendiendo hasta terminar en una locura total, con los protagonistas festejando y corriendo para todos lados en cada gol. Como correspondía, como lo ameritaba una final, como lo pedía una Recopa Sudamericana. Todo el estadio en comunión. Todos unidos con los protagonistas. Todos fueron uno. Pero nuevamente contagiados por ellos. 

Marcelo Gallardo River Plate Athletico Paranaense Recopa Sudamericana 30052019

Y todo fue alegría. Así lo decretaron los protagonistas. De adentro hacia afuera. Los dueños de la fiesta. 

Cerrar