Libertad y Gremio: se ganaron de visitante en fase de grupos y vuelven a verse

Son los dos clasificados del grupo H. Los paraguayos llegaron desde la Fase 2, con un gran rendimiento. Los de Porto Alegre entraron segundos.

El camino de Libertad fue apabullante. Arrancó en Fase 2, lejos de ser candidato. El primer paso fue The Strongest, en La Paz, con un 1-1 que presagiaba poco. En la vuelta, apareció lo mejor: en Asunción, 5-1. Todavía el entrenador era Leonel Álvarez. La Fase 3 fue épica: penales, en Medellín, contra Atlético Nacional. Hasta ahí, hubiera estado muy bien, pero la sed pidió más y, a los 4 minutos del primer tiempo, ya le ganaban 2-0 a Universidad Católica. La delantera de Oscar Cardozo y de Adrián Martínez brillaba en la Libertadores. Se fue el entrenador, podía venirse abajo y llegó José Chamot para sostener el proyecto. La respuesta fue emocionante: en Porto Alegre, 1-0, con gol de Antonio Bareiro. Esa victoria, la siguiente a Rosario Central por 2-0 y la última a Universidad Católica, 3-2, en Chile. Las cuatro al hilo ya lo clasificaron. Incluso perdiendo los dos siguientes.

El de Gremio fue más complejo. Campeón y semifinalista en las últimas dos ediciones prometía muchísimo. Se desinfló. Empató contra Rosario Central, perdió contra Libertad de local y cayó contra Universidad Católica en Santiago de Chile. No eran buenos días para los de Renato Gaucho. Aunque ganaban la final del campeonato gaucho, la Libertadores costaba. El equipo no funcionaba con la misma intensidad: la salida de Arthur al Barcelona golpeaba en la estructura. Hasta que los resultados comenzaron a darse: victoria a Central, a Libertad y a Católica. Pese a que arrancó flojo el Brasileirao, la mística estaba firme.

Ahora serán rivales en la Copa Libertadores. Bien valen los análisis tácticos de los dos cruces previos:

1- El 12 de marzo, en Porto Alegre, Libertad armó un 4-4-2. Supo golpear rápido y replegarse. Le cedió la pelota a Gremio, durante todo el partido. El promedio fue de 70% en favor de los de Renato. Una condición donde no es particularmente fuerte: es mejor en transiciones que en juego. Las circunstancias fueron en favor de los brasileños: 23 tiros frente a 8. 

2- El 23 de abril, en Asunción, con Libertad ya clasificado, Gremio sostuvo el 4-2-3-1, pero con diferentes actores. No jugó Luan ni Felipe Vizeu: entraron André y Jean Pyerre. La victoria fue contundente: 2-0. La posesión de la pelota, incluso, fue en 60% para los visitantes. Dominaron de punta a punta. Everton, de mediapunta por izquierda, brilló como en sus mejores días: dos golazos. 

Cerrar