Las conclusiones del ensayo: qué le dejó el Superclásico a Boca y qué podría repetir por la Copa

Gustavo Alfaro marcó el terreno y sembró la duda: ¿repetirá el planteo o hará algo diferente?

Se habló mucho de la táctica y de la postura de Boca Juniors en el Estadio Monumental en el empate sin goles ante River Plate por la Superliga. El Superclásico lo tuvo con una idea bien clara y que salió exitosamente: Esteban Andrada prolongó su récord de imbatibilidad y, además, le cortó al Millonario una racha de siete clásicos de manera consecutiva en el que le marcó goles. "La idea era medir fuerzas", confesó el DT xeneize, Gustavo Alfaro, pensando también en el plato fuerte: las semifinales de la Copa CONMEBOL Libertadores, que se disputarán en octubre.

¿Por qué fue un ensayo? ¿Por qué este sí y otros partidos no? No es fácil disputar un clásico, y menos de visitante. Boca jugó contra el último campeón de América, que formó con prácticamente los mismos jugadores que levantaron la Copa. Este era el rival para medirse, para saber bien dónde están parados. Y, obviamente, el mismo al que enfrentarán el 1° de octubre por la ida por un pasaje a la final. 

¿Qué dejó el ensayo?

Probó la versatilidad y solidez de su equipo

Gustavo Alfaro se habrá ido contento por una simple cuestión: sus jugadores responden. El entrenador planteó algo y su equipo lo llevó a cabo en el Superclásico y como visitante. En este semestre planteó partidos de diferentes maneras y le salió casi siempre bien: contra Athletico Paranaense, por ejemplo, impulso la presión alta. Todo lo contrario a este último encuentro en el que esperó con la mayoría de su equipo detrás de la línea de la pelota. Todos los planteos terminaron igual: sin goles en contra -sólo le marcaron ante Almagro por Copa Argentina-. 

Tiene respuestas para sus puntos más débiles

Quizás el mayor defecto estuvo a la hora de atacar. Pero esto podría cambiar en la Copa Libertadores por la cantidad de variantes a disposición. Para esa altura se espera que estén disponible Eduardo Salvio y Mauro Zárate, como mínimo. Ellos están lesionados y la idea es que lleguen para la serie internacional. Otro que deberá recuperarse es Ramón Ábila, pero su lesión es más complicada. 

Por más ensayo que haya sido, aún puede sorprender con el planteo

Realmente es muy difícil saber si Alfaro planteará algo similar en el primer partido de la serie de semifinales. Es que con los nombres que recuperará, sumado a la obligación que puede sentir de llevarse algo como visitante -marcar un gol podría ser vital en esa condición-, podrían llevarlo a cambiar. Además, Lechuga mostró que le gusta sorprender: guardó el equipo hasta el final. 

Acumuló gente, pero no pudo ganar en algunos sectores

Además del déficit en ataque, Boca sumó a tres mediocampistas centrales, pero aun así no pudo adueñarse de la pelota. Acumuló jugadores en un sector únicamente para ser combativo, pero nunca pudo hacerse de la posesión del balón, agobiado por la presión rival. 

Fue sólo un ensayo. Quedó en eso. Boca no salió herido y ganó en confianza. Gustavo Alfaro ya planea lo que será el partido del 1° de octubre. 

Cerrar