La mayor goleada de Boca en la CONMEBOL Libertadores

En 2007, por la Fase de Grupos, le ganó 7 a 0 ante Bolívar y ese año fue campeón de la CONMEBOL Libertadores

En 2007 Boca se enfrentó a Bolívar con un objetivo claro: tenía que ganar por tres goles o más para asegurarse la clasificación sin tener que especular con el resultado del partido entre Toluca y Cienciano. Debía ganar, meter al menos tres goles, había presión, pero el equipo estuvo a la altura. Durante los primeros 30 minutos el equipo boliviano no sufrió ningún sacudón, el planteo ultra defensivo servía, el 5-3-1-1 parecía resistir a los embates xeneizes. Melgar le hacía marca personal a Juan Román Riquelme, tapaban los espacios y el arquero Zayas defendía los tres palos con intensidad, pero en realidad era la falta de precisión de Boca lo que hacía que el marcador se mantuviera 0 a 0 en el Estadio José Amalfitani. 

De repente llegó la noticia desde México que Toluca ganaba 1 a 0, pero el Xeneize no se inmutó. Riquelme acomodó la pelota en el aire, Palacio la recibió y a los 31 minutos abrió el marcador. Cinco minutos después tras una falta a Juan Román, Palermo convirtió de penal pegándole a media altura a la derecha. Para cerrar el primer tiempo Palacio esquivó a Vaca y con un derechazo marcó el 3 a 0. El plantel podía ir al vestuario un poco más tranquilo, los tres goles estaban asegurados.

Martín Palermo 2007

Mientras en Argentina, Boca ganaba 3 a 0 en México Toluca se imponía por 2 a 0 y la tranquilidad se acercaba. Los ánimos en el equipo visitante ya estaban golpeados y durante la segunda mitad practicamente no llegaron al arco rival. Las marcas a Riquelme bajaron la intensidad y le dio la posibilidad de moverse por la cancha con libertad. El cuarto gol fue en contra de Tordoya, quien quiso despejar una pelota de Palacio y terminó metiéndola en su propio arco. Luego llegó el turno de Dátolo, quien tras recibir un pase de Clemente Rodríguez anotó su primer gol en Boca y lo festejó con pasión. La goleada se sentía cada vez más. 

El sexto gol vino tras un cambio en el equipo. Miguel Ángel Russo decidió que era el turno de Bruno Marioni quien hizo el sexto y el séptimo gol del partido. Mientras en el Estadio Nemesio Diez el equipo mexicano se quedaba con la victoria por 3 a 0 en la cancha de Vélez, Boca goleaba por 7 a 0 y este partido se metía en la historia como la mayor goleada hasta el momento del equipo de la Ribera. Ese año, eliminaría a Vélez, Libertad y Cucutá para llegar a la final ante Grêmio la cual ganaría por 3 a 0 en la ida y 2 a 0 en la vuelta. Riquelme se quedaría con el puesto del segundo máximo goleador en esta edición con 8 goles y de la mano de Russo el conjunto obtendría su sexta copa. Una conquista que inició con goleada. 

Cerrar