La histórica remontada de América de Cali ante Grêmio en la semifinal de la CONMEBOL Libertadores 1996

En 1996 se impuso en una semifinal inolvidable

La tensión se siente en el Estadio Pascual Guerrero, América de Cali tiene que revertir el resultado de la ida ante Grêmio tras perder 1 a 0 por un golazo de Goiano de tiro libre. Los de Porto Alegre vienen de levantar la Copa el año anterior y quieren conseguir el bicampeonato, pero el conjunto colombiano tiene su propio motor para salir a la cancha con energía e ímpetu: llegar otra vez a la final de la CONMEBOL Libertadores.

El estadio está repleto, sentarse se vuelve difícil y la tribuna parece una bandera homogénea roja. La hinchada tenía algo en claro, había que alentar para hacer historia y así fue. Comienza el partido y a pesar de la intensidad que impone el local, a los 16 minutos Jardel pone la ventaja para los brasileños. Quedan muchos minutos por jugar y Los Diablos Rojos no se darán por vencidos a pesar de que el marcador global no sea esperanzador.

A los 38 minutos el Patrón Bermúdez recibe la pelota en la mitad de cancha y encara al arco con la determinación del delantero que no es. Toca, pase, la pelota vuelve a él y anota el 1 a 1. El festejo es ensordecedor. La esperanza se siente en cada hincha y el hambre de gloria motoriza a los jugadores. Si el primer tiempo terminó con épica, el segundo fue aún mejor.

La intensidad crecía, América de Cali tenía que convertir para lograr avanzar a los penales y lo logró. Iban 56 minutos y Alex Escobar conocido como “El Pibe del Barrio Obrero” anota el gol del empate tras un rebote de la defensa. El Pascual Guerrero estaba enloquecido. Los abrazos se repetían en cada tribuna, las lágrimas de emoción se volvían incontrolables y el sueño de disputar la final mutaba en realidad. Escobar lo había anticipado en sus declaraciones antes del partido: “Hemos trabajado a conciencia y creo que vamos a clasificar”.

Faltan 6 minutos para que termine el partido y todo indica que los penales son la única esperanza, pero no. Tras un centro de Alex Escobar, el Patrón Bermúdez salta y el grito de gol se cristaliza en la historia. Más de 45 mil hinchas festejan desesperados ganándose días de disfonía, pero nada importa y en ese instante todo es alegría. América de Cali clasificaba a la final tras una remontada impensada.

A pesar de que luego perdió ante River Plate en la última instancia, aquella clasificación sigue siendo recordada por los fanáticos como uno de los días más felices de Los Escarlatas.

Cerrar