La historia de Delfín, el equipo resiliente que sueña en la CONMEBOL Libertadores

Fundado hace 31 años, el club ecuatoriano está por primera vez entre los 16 equipos más importantes de América y jugará los Octavos de Final

En Manta, Ecuador, hay un club que crece y demuestra su hambre de gloria en la CONMEBOL Libertadores. Delfín Sporting Club, o simplemente Delfín, nació hace 31 años y en su tercera participación jugará los Octavos de Final de la competencia más importante de América.

El equipo es de Manta, la séptima ciudad más poblada de Ecuador, donde el clima tropical y las aguas cristalinas deslumbran a los turistas. Se fundó el 1 de marzo de 1989 y ese mismo año logró quedarse con el ascenso a la Primera División del Fútbol ecuatoriano. La suerte del principiante no puede fallar. El Estadio Jocay se convirtió rápidamente en el escenario perfecto para celebrar triunfos del equipo emergente que deslumbraba con victorias ante Emelec, Deportivo Quito, Barcelona, Liga de Quito y otros grandes de Ecuador. Los éxitos se repetían y los rivales de alto calibre caían ante el joven Cetáceo que demostraba su nivel. La hinchada se consolidaba y la convocatoria aumentaba.

El ídolo de Manta mantuvo el nivel hasta 1995, cuando descendió a la Serie B tras haberse mantenido en la máxima categoría desde su fundación. La inestabilidad se apoderó de Delfín, que no dejó de dar batalla. En 2007 atravesó unas de las etapas más difíciles al descender de la Serie B a la Segunda Categoría, pero dicen que a veces es necesario tocar fondo para poder levantar con más fuerza y eso ocurrió. En 2015 ascendió a la Serie A y comenzaron los buenos tiempos.

Delfín Sporting Club Libertadores

Los días de partido, la Avenida 113 que lleva al Estadio Jocay se convirtió en un conglomerado repleto de fanáticos que con sus camisetas azules y amarillas se dirigen entusiasmados a ver al Cetáceo. Las casacas de Delfín se convirtieron en las más vendidas por sobre las de Barcelona y Emelec. El fanatismo se instaló y Manta adora al Cetáceo, que representa a las clases trabajadoras y luchadoras de la ciudad.

Aun así el éxito futbolístico quedó en segundo lugar cuando el 16 de abril de 2016 la ciudad tuvo que atravesar uno de los momentos más duros tras un terremoto de magnitud 7,8 grados que se llevó la vida de más de 600 personas. Los jugadores estaban concentrados en un hotel en la previa al encuentro con Universidad Católica. Las paredes de las habitaciones se abrieron, el edificio se sacudió y sintieron que la construcción se derrumbaba. Ningún integrante del equipo sufrió daños, pero la ciudad quedó dañada y la vida cambió por completo. Delfín pasó 180 días sin su estadio que había sufrido derrumbes por el terremoto, tuvo que ir alternando la localía para poder defender los colores del club y con la misma resiliencia que les permitió resurgir de aquellas etapas futbolísticas oscuras, llevó luz a la ciudad de Manta. Recibió donaciones, organizó asistencia para las familias que habían quedado devastadas tras el desastre natural, repartió víveres, asistió a las víctimas y abrazó a una población golpeada.

Su historia parece sacada de un cuento de lucha y superación. Delfín, como Cortázar, se cae y se levanta .“En lo más recaído hay siempre algo que pugna por rehabilitarse”, dijo el famoso escritor argentino y ahí aparece el talismán de Manta, que, tras más de un descenso, un terremoto y algunas desdichas económicas, saltó a la competencia internacional.

Al año siguiente, en 2017, tras un gran desempeño en el torneo local, con 20 partidos invicto, logró clasificarse a la Copa Libertadores 2018 por primera vez en su historia y Delfín no sólo defendería sus colores en Ecuador sino en toda América. Ese año, integró el Grupo B debutó con un empate 1-1 contra Bolívar como local. Luego, consiguió lo que pocos esperaban: venció a dos campeones de la Libertadores. Se impuso 2-0 a Colo Colo en Chile y 1-0 a Atlético Nacional en Ecuador. Fueron las dos victorias que consiguió y que le permitieron llegar a la última fecha con posibilidades de conseguir el pase a los Octavos de Final, algo que no logró al perder 2-1 ante Bolívar en La Paz. Aún así, la evolución del club estaba a la vista.

Delfín Sporting Club Libertadores

Gracias al cuarto puesto de la tabla acumulada del campeonato ecuatoriano de 2018, Delfín pudo jugar la Libertadores 2019 y esta vez arrancaron con una victoria en la Fase 1. Un contundente 3-0 ante Nacional de Paraguay que luego en la vuelta, a pesar de haber arrancado perdiendo 1-0 desde el segundo minuto, remontaron el partido y ganaron 2-1. Delfín arrancaba con viento a favor. Ese año quedó eliminado en la Fase 2 por Caracas, pero una vez más mostraba su progreso.

Ese 2019, que empezó con la participación en la Libertadores terminó con un logro histórico. Delfín tocó el cielo con las manos: se consagró campeón del fútbol ecuatoriano y consiguió otra vez la clasificación a la edición 2020.

El mismo equipo que hasta 2014 estaba en la tercera división de Ecuador, escribió una de las páginas más importantes de su historia y todavía tiene tinta para seguir escribiendo. Tras atravesar la pandemia por el COVID-19 que llevó a la parálisis completa del torneo local, el club mantuvo los sueldos al día y cuidó al equipo que compite en la Libertadores por tercera vez. Disputaron el Grupo G y se enfrentaron con Santos, Defensa y Justicia y Olimpia con dos triunfos, un empate y tres derrotas selló el pase a Octavos. La noche del 20 de octubre quedó en el corazón de todos los hinchas. En el último partido por la Fase de Grupos, se midió con Olimpia en Paraguay y durante los 90 minutos lucharon por el gol para la clasificación. Faltaban 9 minutos para que el árbitro diera la orden del final del partido cuando Agustín Ale anotó el gol del triunfo y la emoción sacudió a toda la ciudad costera. Lo habían logrado. La clasificación a los Octavos de Final dejó de ser un sueño y se convirtió en realidad. Palmeiras será su rival el 25 de noviembre en el partido de ida y Delfín se encuentra entre los 16 equipos más importantes de América que lleva la alegría a todo Manta.

Cerrar