La historia de Braian Romero: la familia, dividida por la Recopa

Madre, padrasto y hermano del jugador de Athletico Paranaense vieron la final entre los hinchas del club brasileño. Pero las raíces de la familia estaban enfrente.

"¡Braian! ¡Braian!", grita Cecilia desde lo más alto de las gradas del Monumental de Núñez. A pesar de la distancia que separa la pista de atletismo con el césped, Braian Romero escucha y siente la presencia ilustre. Contesta con una sonrisa mientras calienta con sus compañeros de equipo. Poco tiempo después, el jugador de Athletico Paranaense y sus familiares estarían involucrados en una final intensa y muy especial de CONMEBOL Recopa contra River Plate.

Las presencias de Cecila, su pareja Martín, padrastro de Braian, y el hermano más chico del futbolista, de 13 años, serían normales si no fuese por dos razones: asistieron al partido en el medio de la hinchada de Athletico Paranaense en el Monumental y poseen una relación más que estrecha con River.

Cecilia y Martín son hinchas millonarios. El otro Romero, más aún. Es hincha y juega en las categorías inferiores del club. Sueña con repetir la trayectoria del hermano mayor y convertirse en un jugador profesional, ojalá en el poderoso River.

 

En esas horas, sin embargo, el sentimiento de la familia habla más fuerte. Cecilia en ningún momento tuvo dudas desde dónde tenía que acompañar en este partido o por quién debería hincha, aunque Braian sea suplente y no haya entrado en la ida. Martín, lo mismo. "Claro que vamos a hinchar por Braian. ¡Y mucho! Hoy y mientras esté allí, somos de Athletico. Braian está muy involucrado con la final, con todo, quiere mucho este título", afirmó la madre del athleticano, poco antes del partido y cuando los hinchas del Furacão ya gritaban en las gradas.

 

Durante el partido, quedó clara la sinceridad del sentimiento. Cecilió no consiguió esconder esa tensión y vibraba con cada jugada positiva para Athletico. Más tímida, claro, que los demás athleticanos, que intentaron hacer frente a la poderosa hinchada de la casa. Había gente de todas partes, de Florita, Estados Unidos, y de Curitiba, claro. Niños, ancianos. Todos emocionados. Con el fin del primer tiempo, el 0-0 daba el título al Furacão. ¡Alivio! 

Torcida do Athletico Paranaense

El segundo, sin embargo, fue más tenso. La tensión ganó un toque de desesperación cuando el árbitro fue a mirar el VAR y sancionó el penal para River. Nacho Fernández metió el gol. Y el golpe fue grande y la familia de Braian recibieron la noticia con tristeza. Signos de lamento, ojos mareados, nada de palabras. El sueño estaba en riesgo.

Torcedores do Athletico no Monumental

Braian vivió el partido con mucha tensión e intensidad. Y, fatalmente, fue uno de los más golpeados con la pérdida del título. Durante el partido, a cada pique para calentar, volteaba el cuello para espiar el partido e intentaba instruir a sus compañeros. En el momento del penal paró especialmente a darle ánimo a Santos, que por poco no garantizó mejor suerte para Athletico. Al final del partido, con River campeón, Braian rompió en llanto. El llanto de quien quería conquistar su primer título actuando en Brasil. Pero la historia no terminó para el jugador formado en Acassuso, un modesto club de la Zona Norte de Buenos Aires, actualmente peleando por ascender a la segunda división.

Este año, los parientes del jugador ya estuvieron dos veces en Brasil para acompañar al Athletico por la CONMEBOL Libertadores. Fue ante Tolima y Boca, con dos victorias. Esa última festejada con más fuerza, justamente por la relación de la familia con River, mayor rival de Boca en Argentina. "Braian está adorando Brasil. Y va a hacer todo lo posible para conseguir éxito allí. Estamos haciendo mucha fuerza", dijo la madre.

 

El próximo compromiso de Athletico en las competencias CONMEBOL es justamente ante Boca por los octavos de final de la Libertadores. Esta vez, la familia no tendrá ninguna relación de cariño con el adversario. La hinchada será aún más intensa.

Cerrar