La especialidad de la casa: Amaral y Arzamendia y dos obras de arte

En el empate entre Nacional y Cerro Porteño, con dos golazos de tiro libre, ambos futbolistas zurdos alegraron la noche. Ya estaba clasificado.

Como si el ADN de esta tierra sudamericana fuera ese: criaturas capaces de hacer tarde, desde un tiro libre, con la zurda. Los nombres son inacabables: Diego Maradona, Rivaldo, Álvaro Recoba, José Luis Félix Chilavert, César Cueto, James Rodríguez, Lionel Messi o Roberto Carlos. Son buscados por todo el mundo, artistas animadores de intensas emociones, para dar unos pasos de la pelota, luego acercarse, abrazarla con la parte interna del botín y hacer que las gargantas se abran en forma de o. Bendita suerte para los que estaban en el Gran Parque Central para ver las maravillas de Santiago Arzamendia y Rodrigo Amaral.

No llegó a los dos pasos el lateral izquierdo de Cerro Porteño. Se terminaba el primer tiempo sin grandes emociones. Los dos ya llegaban clasificados y se disputaban el primer lugar del Grupo E, clave para el sorteo del próximo lunes. El equipo de Fernando Jubero iba a buscar los tres puntos. La llave no fueron ni Joaquín Larrivey ni Nelson Haedo Valdez: Arzamendia agarró un tiro libre en la punta del área y se la colgó en el ángulo a Esteban Conde, que voló por el aire pero no llegó a alcanzarla. Testigo privilegiado fue Federico Carrizo, quien estaba para darle de derecha, buscándole confusión al arquero.

Le hicieron falta apenas cuatro minutos. Nacional jugará el fin de semana, por el torneo local, el clásico contra Peñarol y buscó rotar futbolistas para que no se agotaran. El valor simbólico del cruce de grandes en Montevideo es cultural. Rodrigo Amaral entró a los 10 minutos del segundo tiempo, para pelearle el resultado a los paraguayos. De más lejos, menos al costado y más centrado, acomodó su varita zurda y sacó un misil elegante que Juan Pablo Carrizo no pudo alcanzar. Pura magia de un enganche que tiró tacos, que gambeteó y que dio habilitaciones como para sacar sonrisas en la noche del cierre del Grupo E.

Cerrar