La Bombonera y un espectáculo perfecto: el arte de cambiar los roles del protagonista y espectador

Hay un ambiente diferente cuando se juega la Copa Libertadores. Un espectáculo sin igual.

Destellan los últimos rayos de sol en la Ciudad de Buenos Aires. No hace frío aunque sea agosto, lo que hace todo más feliz en el barrio de La Boca. El horario de las 19:15 es sinónimo de alegría. La gente escapa de sus trabajos y se mete en la masa de gente que es la Capital Federal un día de semana cuando llega la tarde. 

La Bombonera se prepara. El cielo se apaga. Las luces artificiales se encienden. El escenario gana minuto a minuto. Se está convirtiendo realmente en el lugar perfecto para una nueva noche de Copa. De Copa Libertadores.

La prioridad son los nenes. Ellos van al alambrado para ver bien de cerca a sus ídolos. Para ver al ras del piso un partido más de esos que el hincha de Boca ama. Suena la banda musical. Bombos, trompetas y todos los presentes saben la letra que acompaña a la melodía. 

Bombonera Alberto J Armando Estadio Boca Juniors Copa CONMEBOL Libertadores

El partido para ellos no comienza a las 19:15. Empieza antes. Faltaba media hora y ya se escuchaba al hincha. El cántico nace en el norte, al compás de los instrumentos. Sigue por el sur. No se escucha parejo por los más de cien metros que los separan. Pero qué importa, no se trata de ser una orquesta perfecta. 

La cuenta regresiva está en marcha: uno de los momentos top es cuando Carlos Tevez asoma la cabeza por el túnel que conecta el vestuario con el campo de juego. Ahí están ellos para recibir a su plantel, a su equipo. Pasa Izquierdoz, Mas, Capaldo, Mac Allister. La melodía vuelve a comenzar y se escucha cada vez más fuerte.

El partido no transmite nada. Sin goles, pocas emociones. Dos lesiones para el local, a horas de un nuevo Superclásico. Pero la Copa es diferente y así se sintió. El espectáculo estaba en las tribunas. Los espectadores se transforman en protagonistas. Y los protagonistas originales no pueden darse el lujo de disfrutarlo. O sí. Depende de cada uno. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🙌 ¡La pasión desde adentro! ⠀ 💙💛💙 La hinchada de @bocajrsoficial en la #Bombonera.

Una publicación compartida por CONMEBOL Libertadores (@libertadores) el

El piso se mueve. Realmente vibra el césped. No existe comunicación entre los jugadores. Es imposible. Sólo con gestos. 

El encuentro termina y llega el ida y vuelta: aplausos y agradecimiento. De la gente hacia los jugadores. De los jugadores hacia la gente. Boca está en semifinales de la Copa. Ese torneo en el que la Bombonera se transforma en un escenario perfecto.

Cerrar