Jorge Pautasso: en el día de su cumpleaños, logró su primer desafío

Ganó 12 títulos con el Tata. Dirigió dos selecciones, un Mundial, una Champions League, dos Libertadores. Ahora encabeza un proyecto en Perú.

El Tata Martino andaba obsesionado con la serie Lie to me. Estaba en La Serena, en la Copa América 2015, y pensaba en qué tan real sería la técnica de Cal Lightman para mirar muecas de la gente y resolver casos policiales. Decidió llevar el caso a la práctica y su conejillo de indias fue Jorge Pautasso, su ayudante. Le decía algo y veía cómo reaccionaba: fuera verdad o mentira. Le duró unos días y el técnico admitió que era muy difícil porque se conocían desde muy chicos y ya se tenían todos los gestos de memoria. Ya sabía que su compañero de inferiores en Newell’s y socio en la Selección de Paraguay, en el estadio Marcelo Bielsa, en Barcelona y en Argentina, cuando se enoja en serio, tiene a ponerse colorado. Para eso no hacía falta ninguna ficción.

Pautasso acab de debutar como el nuevo entrenador de Melgar con un triunfazo: eliminó en la Fase 2 de la CONMEBOL Libertadores a Universidad de Chile. Ganó 1-0 en la ida y aguantó 0-0 en la vuelta. Casi siempre acompañó a Martino, aunque prefirió el perfil bajo. Las veces que quedó expuesto mediáticamente fue por las expulsiones del Tata: de hecho, en esa misma Copa América de Chile, tuvo que pararse al lado de la línea de cal en el cruce entre Argentina y Jamaica porque, en el encuentro anterior de la Albiceleste contra Uruguay, el entrenador había sido sancionado. La ocasión más popular fue en Barcelona, cuando debió dar una conferencia de prensa, porque el papá del Tata había fallecido. Acosado por los periodistas en aquellos días en que los miraban de reojo aclaró: “Nunca vamos a traicionar el estilo de este club”. Pero marcó un detalle: “Sólo queremos recuperar la presión alta”.

El detalle era teórico y respondía al principal referente futbolístico de ambos: Bielsa. Pautasso es uno de los futbolistas que más veces se puso la camiseta de Newell’s: 282. Salió campeón, primero, de la mano de José Yudica, en la temporada 87/88 y, luego, bajo el mando del Loco, en 1990. Era un defensor central, que llegó a compartir plantel con Mauricio Pochettino, con Roberto Sensini, con Eduardo Berizzo y, claro, con Tata. Pero la filosofía leprosa no se sostenía solamente con una carrera de diez años por el club de Rosario. En 1994, cuando se retiró como futbolista, en Central Córdoba, fue invitado por el mítico Jorge Griffa a trabajar en la cantera rojinegra. Hasta 1998, cuando Martino lo llamó para que fuera su ayudante de campo en Brown de Arrecifes.

AFP Jorge Pautasso Melgar Copa Libertadores 2019

Jorge Remigio Pautasso tiene 56 años, pero su curriculum miles. Vio desde el cesped un Mundial -Sudáfrica 2010, con Paraguay-, cuatro Copa América (2007, 2011, 2015 y 2017), una Champions League -con Barcelona-, dos CONMEBOL Libertadores -llegó a semifinal con Libertad en 2006 y con Newell’s en 2013-. Tiene diez título como ayudante de campo. Aún así, recién ahora, en Melgar, tendrá su debut como técnico.

La Selección argentina fue la última aventura que compartió junto a Martíno. Aunque nada de eso marcó el final de su amistad: de hecho, más de una vez se los vio en Parque Urquiza, Rosario, jugando al fútbol-tenis. Las traumáticas experiencias de Argentina y de Barcelona -no por resultados futbolísticos si no por el stress que tiene hacerse cargo de sillas eléctricas de ese tamaño- terminaron planteando la posibilidad de barajar y dar de nuevo. La vida televisada, las decisiones siempre discutidas, el desgaste de cuando se pierda y de cómo se gana cuando se gana. Las lógicas preguntas por haber compartido vestuario con talentos increíbles como Lionel Messi, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Sergio Agüero, Gerard Piqué, Gabriel Heinze o Roque Santa Cruz. Como una presión que, a veces, quita el aire y necesita de tiempos para regenerar el pensamiento. Entonces, Tata partió rumbo a Atlanta, Estados Unidos, y Pautasso rumbo a Deportivo Cali, donde compartió conducción con Héctor Cárdenas.

El nuevo desafío lo comparte con Carlos Polenta, quien trabajó en las inferiores de Newell’s. Melgar tiene colores que lo hacen sentirse parte: es aurinegro. En el plantel tiene futbolistas de jerarquía como Giancarlo Carmona, John Narváez y Bernardo Cuesta. No tendrá un debut fácil en la Fase 2 de la CONMEBOL Libertadores: el 5 de febrero, jugará de local contra Universidad de Chile y el 13 será la revancha, en Santiago. Pero Pautasso cuenta con la experiencia necesaria y el oficio justo. Ahora desde el liderazgo, aunque antes cumplía el rol de estratega, a la hora de analizar y planificar partidos. Tan obsesivo es del deporte que, en Barcelona, se escapaba al Palau a ver básquet, de dónde ha aprendido hasta detalles para las pelotas paradas. Obsesivo y enamorado del juego porque eso marca la escuela de donde salió: Newell’s ha poblado el planeta de entrenadores, iniciados en la filosofía Bielsa, cada uno con su sello propio.

Melgar Copa Libertadores 2019

Cerrar