Jorge Jesús: el termómetro de la alegría y de la seriedad de Flamengo

El portugués busca revalidar su condición de mejor del continente. Su llegada marcó tendencias. Sin Gabigol ni Pablo Marí, va por un nuevo título.

El preparador físico toca el silbado y Jorge Jesús, un señor de ojos saltones que parecen de vigilancia, sale corriendo como un niño. Los futbolistas salen detrás y al último que llega le cantan canciones. Hay un círculo grande y dos jugadores en el centro tratando de recuperar la pelota, a Rafinha se le escapa la pelota y Filipe Luis lo anima al ritmo de un hit: "Rafa ya salió campeón, Rafa ya salió campeón". Flamengo ensaya en la Casa de la Selección de Ecuador y tiene una vista panorámica de Quito. La alegría llena el aura del lugar, pero nada de eso cambia lo estricto del trabajo: mientras suenan risas, el propio entrenador mide con pasos los lugares donde pondrá estacas, sin la soberbia de otros grandes técnicos que piden a ayudantes que resuelvan ese trabajo de campo.

Jorge Jesús es portugués. Miguel Ángel Ramírez, entrenador de Independiente del Valle, es español. La Selección de Ecuador ahora la conduce Jordi Cruyff. La de Venezuela es del portugués José Peseiro y la de Colombia, también, del portugués Carlos Queiroz. Sudamérica es tierra fértil de la pelota desde que existe el oxígeno. Ahora, llama la atención en el mundo. Flamengo es un elemento clave de esa atracción y va por su tercer título en menos de tres meses. Rafinha, Filipe Luis, Bruno Henrique y Diego parecen los abanderados de esta historia. La falta de mención a Gabigol no es un error: es que la expulsión en la final de la Libertadores contra River lo deja afuera de la ida de la Recopa. El joven Pedro, que hizo las inferiores en el Fla y migró al Flu, está de vuelta y es su reemplazante natural. 

En la fase de grupos del año pasado, a Flamengo le tocó compartir con San José de Oruro y con Liga de Quito. Todavía Jorge Jesús no era el entrenador, estaba Abel Braga. El club decidió comprar unos aparatos especiales llamados Power breath além do aerolution. Sirven para reducir el oxígeno e ir acostumbrando el cuerpo. Flamengo, para esta final de la Rrecopa, comenzó a usarlos el 28 de enero. De esta manera, llegan preparados para que la altura no les quite el ritmo del juego. Otros equipos han probado con el uso de medicamentos o con llegar horas antes a Quito, directamente a jugar.

Flamengo exhibe hacia el continente su título de campeón, con apenas dos piezas cambiadas: Pedro y Gustavo Henrique, que reemplaza a Pablo Marí, vendido a Arsenal. Jorge Jesús sigue siendo el gran epicentro de este relato. No se fue, se quedó, pisó el continente, lo conquistó y va por más. Ser imbatible es construir moda. Va por eso. Con la sonrisa alegre y los ojos saltones alarmantes. 

Cerrar