Hohberg: "Uno se da cuenta que en un partido de Copa está mucho más concentrado"

Alejandro la rompió en la vuelta ante Carabobo. Hizo brillar a su equipo y se divirtió en cada jugada.

Enganches cortos, gambetas, engaños. La 10 en la espalda. Hohberg brilló en la Fase 1 de la Copa CONMEBOL Libertadores. Y todo tiene una explicación: confesó que en ese torneo hay algo que es diferente, que lo hace entrar al campo con una motivación especial. 

- ¿Con qué sensaciones se fueron después de la clasificación?

- Sí, contentos... Si bien nosotros sentíamos que teníamos un equipo superior a Carabobo, por lo que significa la Copa uno siempre tiene que reafirmarlo en el resultado porque en Venezuela fuimos superiores, pero estuvimos a punto de perder el partido. Me parece que en Lima, sí, tuvimos que haber hecho uno o dos goles más. Y te queda la sensación de que una jugada al límite te puede complicar. 

- Dio la sensación de que fueron superiores durante toda la serie... ¿Preocupa en algún sentido que no haya habido una diferencia mayor?

- No, no preocupa. Sí, en mi caso, en los delanteros, sabemos que por ahí hemos tenido oportunidades de gol, que por un lado es muy bueno porque estamos generando, estamos teniendo buenos movimientos, pero sí tenemos que ser más efectivos porque puede pasar que con otro tipo de rival o en otro partido al no definir una serie te puede costar caro. Tenemos que ser conscientes de que a veces vamos a tener pocas y tenemos que aprovecharlas. 

- ¿Te quedaste con bronca particularmente por alguna jugada?

- Sí, bueno... Una que me tapa el arquero. Un tiro de media distancia al segundo palo, que me pareció que entraba y veo justo que el arquero mete la mano justo. Después una jugada muy clara que termino enganchando adentro del área y no me di cuenta que estaba tan solo. Pensé en resolver rápido porque supuse que tenía algún defensor cerca, pero no, tenía para tomarme un tiempo más.

- ¿Volviste a ver las jugadas?

- La vi tranquilo después de haberme bañado, ya yendo al club a concentrar porque justo mi compañero que estaba solo me preguntaba si lo había visto. Y la verdad que no, no lo había visto. Y cuando vi la jugada se quería matar. Si me hubiese visto, aunque sea yo también me hubiese tomado un tiempo más en definir en caso de ser egoísta. Pero ni eso, definí rápido porque pensé que la jugada pedía eso. 

- Es un equipo que respeta a los jugadores de buen pie, hacen un lindo grupo de ataque con Quintero y Millán...

- Sí. En la parte ofensiva, este año se han sumado Millán y Dos Santos del equipo que arrancó ayer. En el caso personal, con Quintero hemos hecho una muy buena dupla, nos fue muy bien, nos entendemos muy bien. Estamos tratando de sumarnos a Jonathan y a Millán, que son muy buenos jugadores. Con el correr de los partidos iremos mostrando una mejor versión, los partidos te dan más conocimiento de cada jugador y a dónde nos gusta recibir la pelota. 

- ¿Cómo se vive la Libertadores en la U?

- Como todo equipo grande. Siempre tenés la responsabilidad de dejar una buena imagen, de hacer una buena campaña. Uno sabe que a nivel internacional a veces cuesta porque se manejan economías distintas, comparándolo con Brasil, Argentina o Colombia. Estamos un poco lejos de eso, en tema de infraestructura, organización. Son detalles que terminan pasando factura. Pero uno siempre quiere estar a la altura porque cuando arranca el partido somos 11 contra 11. Ese es el debe que tienen los clubes peruanos, que necesitamos cerra buenas campañas internacional para, de a poco, ir ganando confianza y generar un respeto en el rival. 

- ¿Qué es la Libertadores para vos?

- Creo que no sólo para mí, pero... En América es el torneo más importante, más lindo. El que mueve más cosas. No es lo mismo, si bien uno siempre trata de afrontar los partidos con la misma seriedad, uno se da cuenta que en un partido de Copa está mucho más concentrado, sabe que se juegan cosas distintas, el prestigio de cada uno. Y se disfruta, porque la gente también lo vive así y el clima de Copa es totalmente distinto.

- ¿Cómo se lleva que tu anterior club haya sido Alianza Lima?

En lo personal es un tema cerrado. Uno es lo más profesional posible. Desde el momento en que decidí sumarme a la U, con total profesionalismo trato de hacer lo mejor y defender a muerte a mi equipo. Por ahí al principio, el tema de la prensa y la gente, fue un cambio fuerte que generó polémicas. Pero yo estoy muy agradecido a la U por cómo me recibieron, por cómo me trataron. Soy consciente de que me ha ido muy bien y el cariño me lo he ganado dentro del campo.

- ¿Cómo fue tomar esa decisión?

- En ese momento el entrenador de la U me había querido llevar años anteriores a equipos chilenos. Me pareció interesante. Fue una decisión que se tuvo que pensar, no era para tomarla a las apuradas. ¿A quién no le gustaría jugar en un equipo grande como la U? Sabía que era un desafío importante para mí, un reto que quería ver si estaba a la altura de rendir en un equipo grande como la U. Sabía que me había ido bien en Alianza. 

- ¿En el día a día tuviste algún problema en ese sentido?

- No, no, soy de hacer una vida muy tranquila, muy familiar. Me gusta salir a caminar, el lugar donde vivo me lo permite. Hay gente que te saluda y te entiende. Y hay gente que no. Por más que no les guste, hay algún comentario, hay alguna palabra, y tiene que aislarse un poco y respetar, por más que no esté de acuerdo.

- ¿Usás redes? ¿Te metés a leer comentarios?

- En este caso, lógicamente no leí ni un comentario. Uno sabe a lo que se expone a leer, con lo que se puede encontrar. Sí, respetando todo y entendiendo, pero uno, en mi caso, subo, porque es parte de nuestra profesión estar cerca de la gente y la gente quiere saber lo que hacemos, lo que es nuestra vida profesional. Pero no soy de leer mucho. Subo las fotos, los momentos que tenga que compartir, pero es más probable que lea comentarios cuando me va bien que cuando me va mal.

- ¿Y después del partido te metiste a leer?

- Sinceramente, no. Sé que el 90% son comentarios buenos. Pero tampoco es que cuando uno juega bien, es bueno leer todo y que sea todo color de rosas, porque pasa un fin de semana y se convierte en todo lo contrario. Uno sabe internamente cuándo juega bien o mal, y no hace falta leerlo en una red social. Es mucho más lindo que te feliciten, pero bueno...

- ¿Uno de tus objetivos es volver a la Selección?

- Sí, sí, sí. Lógicamente que sí. El año pasado me tocó volver a ser convocado. Siempre está la idea de mantener una regularidad para estar en la órbita del entrenador que siempre manifiesta que estamos siendo observados. 

- ¿Ves fútbol en tus tiempos libres?

- Miro lo justo y necesario. Cuando era más joven, sí. NI bien terminaba mi partido miraba todo lo que podía. Pero siento que hay que tener un equilibrio en todo, porque sino uno nunca termina de salir del club, de un buen o mal partido. Trato de disfrutar otras cosas y no estar tan absorvido por el fútbol. Miro, porque obviamente no puedo no mirar las ligas o las copas para estar informados y analizar, pero no a un nivel de obsesionarme o dejar de tener una vida en paralelo y no disfrutarlo.

Cerrar