Guido Herrera, la presión de la CONMEBOL Libertadores, lo que significa Talleres y los arqueros de Copa

El arquero de Talleres habló de fútbol, de táctica, de lo que significa la T para él y de lo que esperan para esta noche.

No es un día más. El 6 de febrero de 2019 no se vive como un día común en Córdoba. La ciudad, ubicada a 699 kilómetros de Buenos Aires, es uno de los centros futbolísticos más importantes del país. Este deporte se vive con altos niveles de pasión allí. A la altura de la Capital o de Rosario. O incluso más, si se lo preguntas a aquellos que visitan el Kempes cada tanto. 

Hoy juega Talleres por la CONMEBOL Libertadores. La T estuvo durante muchos años en el ascenso. Cayó a la tercera categoría para tocar fondo y resurgir. Ahora vuelve al plano internacional. Y Guido Herrera, su arquero y ya símbolo del club, contó en exclusiva detalles de cómo lo viven.

¿Cómo se preparan? ¿Cómo fue la pretemporada? 

Bien, con la mejor expectativa, ha sido una pretemporada muy dura, esperemos estar a la altura de lo que va a ser el partido de Copa Libertadores, que sabíamos que era el objetivo principal. Por suerte nos ha ido bien en Superliga y eso nos sirvió para llegar bien. Esperemos estar a la altura. 

Fueron uno de los primeros equipos en volver a la actividad. Regresaron de las vacaciones antes de fin de año. ¿Es un sacrificio que hay que hacer para jugar la Copa? 

Sí, en el club tenemos una modalidad que casi siempre la idea es empezar antes de las fiestas. Este año, por el tema de la Copa que tenemos en el arranque del semestre decidimos volver antes. Ha sido un esfuerzo importantísimo porque uno deja muchas cosas de lado como la familia, el tiempo de vacaciones es mucho más corto y ya uno se enfoca de arranque. Espero que dé sus frutos. Estamos siempre dispuestos a trabajar y eso se nota en los entrenamientos. Estamos contentos con la predisposición del grupo, sobretodo para volver antes a los entrenamientos.  

¿Cómo está la ciudad en la previa del partido? 

Y la verdad que es una ciudad muy futbolera, estamos en un club muy grande, con una gran hinchada y te lo hacen saber en la calle, en cada entrenamiento. La gente está viviendo un momento muy lindo, nosotros tenemos que hacernos responsables de eso y saber lo que nos vamos a jugar. Es una presión linda que tenemos, saber que contamos con mucha gente que nos apoya. La gente está esperando más que todo el partido de la Copa Libertadores, después de mucho tiempo vuelve a ser internacional y eso para el club significa muchísimo. La ciudad está un poco alborotada por lo que va a ser ese partido, pero nosotros tenemos que transmitir la calma, estar tranquilos. El apoyo de nuestra gente nos tiene que dar mucha confianza. 

¿Y cómo se maneja esa responsabilidad y presión? 

Eso depende de cada jugador, de la personalidad de cada jugador. Nosotros estamos acostumbrados a jugar con mucha gente en cada partido y sabemos que nos obligan a salir a ganar siempre y vamos manejando esa presión. Lógicamente, al ser un partido de Copa Libertadores, al ser un ida y vuelta, la gente va a querer ganar, pero nosotros vamos a tener que estar tranquilos, saber que son dos partidos. Tenemos que tratar de sacar una diferencia para tratar de buscar la clasificación allá. Tenemos que ser cautelosos. Nos enfrentamos a un gran rival, con mucha historia. Tenemos que respetarlo, saber sus virtudes. Nosotros podemos hacerle daño. 

Cada jugador lo maneja diferente y eso es lo que hace triunfar a los jugadores de Copa... 

Tiene que ver con el tema de no cargarse de presión, de no volverse loco, de hacer lo que venimos entrenando. Tampoco pasarse de vueltas y de revoluciones, porque son partidos que se definen en detalles, tenemos que estar concentrados. La viveza de cada jugador se sale a mostrar en estos partidos. Tenemos un grupo bárbaro, que es muy laburador. Hemos hecho un gran desgaste en esta pretemporada y tenemos que estar a la altura para tamaña responsabilidad que tenemos de meter a Talleres en la Fase de Grupos de la Libertadores. 

CONMEBOL Libertadores Guido Herrera Talleres de Cordoba

Durante el sorteo ustedes estaban de vacaciones, ¿cómo lo vivieron? 

Sí, nos fuimos sabiendo que en pocos días era el sorteo y había grandísimos equipos. La verdad que para poder entrar a los grupos uno no puede elegir rival, sino que tiene que estar preparado para jugar con los mejores. Nos ha tocado un gran rival. Va a ser lindo enfrentar a un rival de la historia del San Pablo. Va a ser lindo para saber si estamos preparados para un desafío tan enorme. Contentos. Ese momento ya había ganas de empezar a entrenar para comenzar el desafío.  

¿Se mensajearon con los compañeros? 

Se habló en el grupo. Algún profe nos fue poniendo que estemos preparados y mentalizados. Así que hace tiempo lo venimos preparando, es nuestro objetivo principal. Tampoco tenemos que ser tontos, entre comillas, y descuidar lo que tenemos en Superliga. Sabemos que para el club es algo histórico, se vuelve a jugar después de mucho tiempo. Ahora llega el momento y enfrentar el partido.  

Surgiste de Belgrano, pasaste por el ascenso argentino y llegaste a la T hace tiempo, hiciste goles importantes y evitaste otro montón. ¿Qué es Talleres en tu vida? 

Es la institución que me ha dado la oportunidad de crecer como futbolista, pero también como persona. Eso lo valoro mucho. He aprendido muchas cosas, me han inculcado muchos valores. No sé si se da en todos los clubes. Hay gente que se hace querer. Es lindo el cariño de todos los días, la gente que trabaja en el club. Es un club hermoso para estar y yo siempre digo lo mismo: voy a estar agradecido porque me han dado una oportunidad de crecer como persona y futbolista. He pasado cosas muy importantes como el ascenso, estos años en primera. Siempre voy a estar agradecido. Estoy en una gran institución que no para de crecer y eso al jugador lo hace crecer. Estoy muy contento por lo que está viviendo Talleres ahora.  

PS Guido Herrera Talleres

Todo eso hace que lleguen ofertas y no te desesperes para irte... 

Sí, pero yo también entiendo que el puesto mío es diferente a los del campo. El arquero se va haciendo con los partidos, la experiencia la va acumulando con los partidos y para crecer en el puesto tengo que pasar por mil batallas. Por ahí es el momento en el que uno tiene que afianzarse y el club siempre te renueva y te brinda desafíos nuevos. Ahora tenemos el desafío de la Copa. Son desafíos que a uno le interesan muchísimos y más porque el club me ha dado la oportunidad de crecer, de cumplir un sueño, uno está cómodo, está constantemente renovando desafíos y eso al jugador lo motiva. Es un club que quiero muchísimo y hace casi tres años que estoy. El renovarse los desafíos, uno siempre intenta ir por más. Me quedé por eso. Estoy en una institución que te permite crecer y tiene todas las características ideales para hacerse como futbolista y persona, y en el puesto que es complicado. El momento de irme es cuando tenga la experiencia justa para ir a otro club y jugar, pero ahora tengo la cabeza acá y siento que es el camino.  

En Argentina hace tiempo que se habla de Talleres y siempre fueron manteniendo un estilo similar, a pesar de que pasaron dos técnicos desde el ascenso. Vos, ¿cómo describirías a Talleres desde lo futbolístico? 

La idea del cuerpo técnico es tener un equipo que sea protagonista, que ataque, no ser cauteloso a la hora de atacar y siempre ir a buscar los partidos. Puede salir bien o mal, pero es una idea que trabajamos todos los días. Es lindo cuando las cosas salen porque se ve reflejado el trabajo del entrenador. Es una institución que viene haciendo las cosas bien. Los resultados van saliendo y hace que uno gane confianza. La idea es esa, ser protagonistas, demostrar que tenemos un juego con muchos jugadores jóvenes que son veloces. Es un club que apuesta a explotar jugadores juveniles y eso se ve reflejado a lo largo de los torneos que fueron pasando.  

¿Ese estilo fue el que te hizo crecer como un arquero moderno, de eso que tienen buen pie? ¿O fue algo que se entrena desde las inferiores especialmente? 

Uno lo va perfeccionando y trabajando todos los días. Pero me ha tocado jugar en Defensores de Belgrano de Villa Ramallo, que teníamos a Gabriel Gómez de técnico, que tenía una idea parecida a la que tiene Juan Pablo (Vojvoda, técnico de Talleres). Uno se va sintiendo cómodo porque los técnicos te lo van inculcando, recibo la confianza de los técnicos y me siento tranquilo. Se trabaja y uno lo perfecciona, pero en mi paso por Defensores lo hemos hecho mucho. Es algo que Juan Pablo quiere, que el arquero sea un jugador más de campo. Tengo que soltarme en eso. El arquero hoy en día tiene que estar preparado para solucionar problemas y estar a la altura del juego con los pies, que es un estilo de juego que se está usando mucho.  

Es un estilo que no se ve sólo en Argentina o Europa, cada vez está más globalizado... 

Sí, se está viendo muchísimo, ha cambiado mucho el estilo de juego. Son muchos los equipos que en Sudamérica se ven que los arqueros participan mucho del juego. Eso está bueno porque contás con un jugador más a la hora de la salida o de necesitar una opción más. Eso ya depende de lo que quiere el técnico, pero se busca.  

¿Y esto hace que vos como arquero tengas más posibilidades de interesarte y estar interiorizado en la cuestión táctica? 

Sí, porque también se entrena. Acá lo que hacemos es entrenar con los jugadores de campo y eso te permite tener la técnica y ver los trabajos que hacen ellos. A la hora de resolver cuando te tiran una pelota atrás o para jugar largo, uno lo va adquiriendo y se simplifica más. Al participar mucho con ellos en los trabajos reducidos, hace que también sepamos cómo juegan ellos y que ellos también sepan lo que puedo hacer en el arco. 

Si vamos al principio de todo esto, vos hiciste el gol que les dio la clasificación en un partido en el que se fueron tristes (2-2 ante Olimpo). 

Fue un empate que, en su momento, nos dolió. Si ganábamos, entrábamos derecho a la Fase de Grupos, se nos habían dado los resultados y dependíamos de nosotros. El empate nos daba la posibilidad de claramente lo que se nos dio ahora, pero teníamos que esperar muchos resultados. Nosotros jugábamos un viernes y teníamos que esperar hasta un lunes, que fue el Racing - Colón, que fue una victoria de Colón, que nos permitió terminar quintos. En su momento fue bronca por no haber podido ganar, pero después fue algo lindo, se disfrutó en su momento.  

¿Cómo se vivió clasificarse por TV? 

Parecido al sorteo. Lo fuimos charlando por el grupo. Era la última fecha. Nos tocó depender de otros equipos. Se sufre. Al tener esa chance de poder entrar a la Fase 2 estábamos pendientes del resultado. Uno lo va sufriendo como un hincha. Después cuando se dio el resultado, contento, porque es un desafío hermoso que vamos a tener. Es algo lindo que hayamos formado parte de esto, que después de mucho tiempo Talleres vuelva a ser internacional. 

Y ese día habías dicho que clasificar a la Copa fue lo más importante de tu carrera. Hoy la vas a jugar y además hasta ya pasaste por la Selección. Quedó vieja la frase, ¿no? 

Ja, sí. Se fueron renovando los desafíos. En su momento haber podido clasificar a la Copa fue una de las cosas más lindas que me han tocado. También lo de la Selección es el sueño de todo jugador, poder jugar con semejantes cracks del fútbol argentino fue una experiencia única. Ahora, tener la posibilidad de estar en el equipo internacional de Talleres es hermoso. Es mi primera experiencia en Copa Libertadores. Voy a tratar de disfrutarlo muchísimo, con toda la responsabilidad que significa. Va a ser una marca en mi carrera. 

CONMEBOL Libertadores Guido Herrera Talleres de Cordoba

¿Un buen rendimiento en la CONMEBOL Libertadores te lleva a la Copa América? 

Sí, pero no pienso en lo que puede venir si me va bien. Trato de disfrutar de lo que es esto, de lo que se está viviendo acá que es hermoso. Lo que te genera la gente en la calle, en cada salida de entrenamiento... Voy disfrutando de eso y no pienso en lo que puede o no venir.  

Compartís plantel con Mauricio Caranta y el Cholo Guiñazú, que ya fueron campeones de la CONMEBOL Libertadores. ¿Qué les dicen? 

Sí, ellos y Javi Gandolfi, que son jugadores que tienen mucha experiencia, que han jugado muchos partidos de Copa. Son nuestros tres capitanes que comandan el grupo. Nos apoyamos mucho en ellos. Nos viven diciendo que son partidos diferentes, que se ganan o pierden por detalles. Los escuchamos. Siempre nos hacen crecer. Estos partidos hay que jugarlos de otra manera. Son jugadores que la han ganado. Estamos contentos de tenerlos en el plantel 

Si hablamos de arqueros de Copa Libertadores se vienen a la cabeza nombres como Oscar Córdoba, Roberto Abbondanzieri, Franco Armani... ¿Qué tiene que tener un arquero de Copa? 

Son nombres muy fuertes para el fútbol. Al arquero le toca participar más en las series que se definen en penales y tienen la posibilidad de salvar al equipo, entre comillas. El nivel de arqueros que hay hoy en día es buenísimo en Sudamérica y se ha demostrado que los arqueros que han ganado la Copa han sido muy protagonistas. Somos el último eslabón del equipo para salvarlo. Es nuestra posibilidad.  

¿Cómo se imaginan el Kempes para el primer partido? 

Con mucha ilusión y expectativa de que va a ser una fiesta. Estamos acostumbrados a jugar con un gran marco. Al ser un partido de Copa Libertadores la gente nos muestra eso, se va a vivir una fiesta, un estadio lleno. Eso al jugador lo motiva muchísimo. Esperemos estar a la altura para poder tratar de hacer un gran partido y buscar un buen resultado para lo que va a ser el cierre en Brasil.  

Cerrar