Godoy Cruz: el orden para lo competitivo

El equipo de Bernardi no regala el arco propio y aprovecha las transiciones para complicar al rival. A Godoy Cruz, el cambio de técnico no le hizo ningún dañó.

Godoy Cruz supo adaptarse a los cambios para sobrevivir en la CONMEBOL Libertadores. Porque comenzó con otro entrenador, Marcelo Gómez. Dejó de funcionar y volvió a ordenarse. Y, aún así, mantuvo los resultados en una competición donde la formalidad es una identidad: cuidó el arco, nunca se expuso, no perdió en los dos partidos de visitante de la primera ronda. Sin tradición en la Copa, se ganó un espacio importante en octavos de final.

Los mendocinos incorporaron a Lucas Bernardi, un entrenador que celebra con goles con una alegría que contagia. Ordenó la defensa del equipo para pensar hacia adelante. Y se animó a ganar un partido importantísimo: de local, contra Sporting Cristal, para adueñarse de un segundo puesto en el grupo. La definición era de local y jugó con el carácter necesario para estos encuentros coperos, con líneas ordenadas y jugadores mostrando talento. 

Ángel González es uno de sus futbolistas desequilibrantes. Marcó el gol contra Universidad de Concepción. Supo cumplir la función de extremo y de volante a la vez, en el 4-1-4-1 que diseña su entrenador. Hace falta técnica para poder construir transiciones: González es un volante con controles de pelota perfectos y pensamiento para el equipo. 

En el último partido, le expulsaron a Fabián Henríquez, por lo que no podrá estar en la ida de los octavos de final. No es un equipo con brillos, aunque el orden lo vuelve claramente competitivo frente a cualquier rival. Con el oficio de un delantero de oficio como Juan Lucero: ha buscado el arco en 13 oportunidades y 1 grito, pero gestando gritos ajenos. 

 

Cerrar