Fernando Jubero, el cerebro de Cerro Porteño

Es especialista en copas internacionales. Su equipo tiene puntaje perfecto. Va por su cuarto equipo en Asunción.

Fernando Jubero dice que Cerro Porteño es el pueblo. Que cuando gana, empate o pierde cambia el humor de Asunción. Es español y llegó a Paraguay para conocer su cultura de punta a punta. Docente, especialista en pedagogía, siempre formándose. Dirigió a Guaraní, a Olimpia, a Libertad y a Cerro. Está escribiendo un capítulo copero más. Es líder de un grupo bastante complicado y logró muchísimo: le ganó en Belo Horizonte a Atlético Mineiro, en Asunción a Zamora y a Nacional.

Jubero es un especialista en las copas internacionales. En Guaraní, llegó a semifinales en la CONMEBOL Libertadores 2015, donde perdió contra River, tras sacar de la competición a Corinthians y a Racing. Luego, en Libertad, llegó a la semifinal de la Sudamericana 2017 donde cayó contra Independiente, el campeón. Ese mismo año ganó el campeonato local.

En Cerro va por una nueva hazaña. Tiene el respaldo del club: le trajeron abundantes refuerzos y tiene estadio nuevo, que se usa hasta para que toque el famoso Daddy Yankee. Las instalaciones son de maravilla y Jubero acompaña con el equipo.

Cerro Porteño tiene un esquema clásico, pero con mucho movimiento. Tiene un 4-4-2 que se ordena para defender y se desorganiza para atacar. Los delanteros se fusionan muy bien. Joaquín Larrivey y Nelson Haedo Valdez conforman una sociedad que suma 69 años y hacen uso de su experiencia: entienden sus movimientos, saben cuándo presionar, cuándo retrasarse y cuándo buscar los espacios para jugar. Víctor Cáceres y Juan Aguilar son determinantes en el mediocampo: son el termómetro, definen la posición en que se para el conjunto. Marcos Cáceres y Fernando Amorebieta son sus centrales y cuidan las espaldas de todos.

 

Cerrar