Entrevista exclusiva con Javier Pinola: "La Libertadores 2018 es el logro más importante de mi vida"

El defensor de River habló en exclusiva y tocó muchos temas: la Libertadores que ganó, el planteo de la final, su posición ante el plantel, el disfrute y la Recopa que se viene.

Había terminado el entrenamiento hacía algunos minutos en el River Camp, ubicado en Ezeiza, provincia de Buenos Aires. Y apareció Javier Pinola, caminando tranquilo y con la cabeza levantada. Como cuando juega con la camiseta del Millonario.

O como cuando llegó al equipo, a mediados de 2017, y podría haberse ganado el respaldo inmediato de los hinchas al confesarse tan fanático como ellos y optó por responder que el cariño se lo debía ganar dentro de la cancha. Porque él es así. Tras casi dos años, mira hacia atrás y ve un extenso recorrido en el plano internacional. Y hoy sí se permite contar alguna que otra anécdota de sus tiempos de hincha millonario.

- Jugaste 26 partidos internacionales, 37 locales en River. Prácticamente la mitad fueron internacionales. Es como algo del día a día, algo común ya para ustedes...

- Realmente no lo sabía. Está bueno saberlo como una estadística. Después uno obviamente trata de tomar todo por igual sabiendo que en el plano internacional muchas veces son duelos mano a mano, que no tenés revancha, entonces tenés que aprovecharlo. Está bueno, está bueno ya de por sí estar en River, y obviamente competir en lo que a uno le toque. 

- Y ese dato quiere decir también que en cada torneo internacional que juegan llegan hasta el final...

- Sí, hemos salido más favorecidos en cuanto a juego y resultado. Desde adentro, uno no lo ve como algo natural, pero bueno, esto es lo que te exige River en todo momento, estar peleando por todo. Eso es lo que tratamos de hacer y ojalá que nos siga yendo de la mejor manera. 

- En tu carrera no había sido una constante esto, recién jugaste en el plano internacional en Sudamérica en Rosario Central. ¿Cómo es empezar con esta experiencia ya pasando los 30?

- Justo ayer hablaba con mi cuñado y le decía que uno de los mejores momentos de mi carrera me tocó ya de grande (actualmente tiene 36 años). Si bien uno siempre intenta y lucha por querer jugar ese tipo de competencias, sabe que no es fácil y no se lo imagina a esta edad, pero pero obviamente siempre fue un desafío tratar de competir internacionalmente y ahora lo estoy consiguiendo. Ya lo había hecho con Central, ahora con River que gracias a Dios me tocó ganar la Libertadores, que es un sueño para todo el mundo. Trato de disfrutarlo con la responsabilidad que eso conlleva.

- A mí si me nombran a Pinola, en River, me suena a que es uno de los jugadores más nuevos, pero vas a cumplir dos años en el club. ¿Pasó todo muy rápido?

- Sí, a veces también pienso lo mismo, que soy medianamente nuevo. Creo que en la vida pasa todo muy rápido. De hecho, los primeros seis meses, que fueron los más difíciles acá, parecía que no transcurría el tiempo. Después, cuando vienen las cosas lindas, como lo de la Libertadores, la Supercopa Argentina (vencieron a Boca en la final), pasa volando y cuando te querés acordar ya disfrutaste, ya festejaste, es como que no lo podés aprovechar del todo. Creo que si las cosas pasan rápido es porque uno disfruta día a día, con sus compañeros, con el grupo. 

AFP Javier Pinola River Plate Copa Libertadores

- En la locura que vivimos, con la presión que tienen ustedes, ¿qué espacio hay para el disfrute?

- Trato de disfrutar de las pequeñas cosas. Disfruto de esto, de venir acá, de cambiarme en un vestuario, de estar con mis compañeros, de entrenar, de todo eso. Pero todo ese disfrute tiene una responsabilidad o una seriedad, con todo lo que exige el club. River no es fácil e intento disfrutar las cosas, la vida diaria. Cuando salgo de acá, disfrutar del tiempo con mi familia, con mis amigos. Creo que eso es lo que a uno más lo llena. 

- Cuando ganaron la Copa dijiste que era un sueño jugar en River, que la de 1996 la habías visto desde la tribuna. ¿Cómo es vivir en un sueño?

- Es muy difícil de explicar. Por lo que te decía, por la vorágine de entrenamientos, de partidos, no hay pausa, no tenés ese tiempo para pensar y ponerte a recapacitar por todo lo que uno va consiguiendo y lo que va viviendo. Por ahí, lo lográs cuando volvés a ver de nuevo la final de la Copa, son pequeños momentos que te hacen recordar y decir 'che, mirá lo que estoy viviendo'. Es... Es increíble. Por ahí cuando me junto con mis amigos, que la mayoría del grupo son de River, nos poníamos a recordar cuando éramos chicos y pensábamos... la típica, cuando vos salías del colegio a una excursión y pasabas por Lugones, veías el estadio, y decías 'bueno, qué lindo esto', te ponías a cantar. Y hoy lo estoy viviendo desde acá. No encuentro palabras para describirlo.  En el futuro tal vez lo encontraré. Pero hoy es muy difícil. 

- Y tu función hoy en el plantel quizás también es esa, de guiar a los chicos para que disfruten...

- Seguro, yo no me olvido más de cuando estaba en Chacarita y en Racing y ex compañeros que habían jugado en River te decían que era otro mundo. Por ahí uno está disconforme, se quiere ir para jugar, pero después cuando está en otro lado sabe lo que perdió, todo lo que estaba viviendo acá y no se daba cuenta. Está la famosa frase 'de River no te querés ir nunca'. Y es verdad. Esto es otro mundo, sin desmerecer a nadie. Cada uno como puede maneja las cosas. Trato de que los chicos valoren todo lo que tienen. No en todos los clubes van a conseguir esto. En muy pocos, diría. Y no se dan cuenta en el lugar en el que están por ahí. Porque no es decir 'bueno, me voy de River y encuentro club fácil'. No. Estás en River y vos tenés que luchar por triunfar en River. Después, si no se dio, sí, se te van a abrir puertas de clubes importantes. Pero mientras estés acá, hay que aprovecharlo al máximo. Lo puedo decir yo que me ha tocacado venir de otro equipo y no salí de acá. Y sé lo que cuesta llegar a River, entonces hay que aprovecharlo. 

- ¿Qué significa la Libertadores para vos?

- Creo que es el logro más importante de mi vida.

- ¿Y la Libertadores, como torneo en sí, más allá de la 2018?

- Es el torneo más importante de Sudamérica, lo que todo jugador del continente quiere lograr. Con todo lo que cuesta conseguirlo. En la Copa, te equivocás, pagás y no te podés perdonar ningún error. Como la Champions en Europa. Es el logro máximo para un jugador sudamericano.

- ¿Cómo se hace para siempre querer ir por más, más allá de todo lo que ya ganaron?

- Por la mentalidad de cada uno, por la idea, por el pensamiento del técnico (Marcelo Gallardo), que es la cabeza del grupo y por lo que representa River, que te obliga y te exige ganar siempre. No es fácil, porque vos ganás la Libertadores y podés llegar a equivocarte y pensar 'bueno, qué más puedo conseguir' o '¿qué cosa es más importante que esto?'. Y yo creo que cada logro es importante. Y más en River, todo se magnifica. Entonces, creo que mantuvimos el grupo bien unido, sabiendo que era un logro importante, pero que había que seguir ganando. Por humildad, porque sabemos que podemos decirnos las cosas en la cara con sinceridad y cada uno lo va a tomar bien porque es para que el grupo siga creciendo. 

- Si Boca gana la Copa Superliga de Argentina, ustedes entran directo a Fase de Grupos de la Libertadores 2020. ¿Vas a hacer fuerza por ellos?

- No. No me interesa. No me interesa lo que hagan los demás porque nosotros estamos clasificados para el repechaje (Fase 2). No me interesa más que hacer fuerza por lo que haga mi equipo y poner énfasis en lo nuestro, nada más. 

- Se viene la Recopa, ¿qué significa para ustedes y cómo se preparan?

- Muy bien, sabiendo lo que representa una final. Vos pensá que cada título con River te jerarquiza aún más. Obviamente que va a ser un partido difícil, es un equipo bien armadito, que intenta jugar y lo hace muy bien. Creo que son dos estilos bastante similares, obviamente hay diferencias, pero los dos intentan jugar, proponer, atacar. El que sea más eficaz, tenga más concentración e inteligencia conseguirá una diferencia.

- ¿Cómo vivieron el sorteo de octavos de final de la Libertadores?

- Estábamos concentrados así que lo vimos en vivo. Nada, contentos. Lo dijo el técnico. Quería un rival difícil (le tocó Cruzeiro), un rival duro, son los que te hacen o los que requieren mayor atención todavía. Nada, encantado. 

- Da la sensación que cualquier rival, excepto Boca, iba a ser menos estresante que todo el cuadro del año pasado, con Racing, Independiente, Gremio, último campeón y Boca...

- Y, sí, si lo vemos hoy que ya pasó todo, te das cuenta que el camino no fue fácil. Pero, te vuelvo a repetir, nosotros nos concentramos en nosotros, en lo que tenemos que hacer, obviamente sabiendo del poderío del rival, pero, si uno confía en su idea, no tiene por qué temerle a nadie. Después, son partidos de fútbol, en los que está la posibilidad de quedar eliminado o no. Pero si sos fiel a tu idea y no renunciás a eso, ya tenés un plus. 

AFP Javier Pinola River Plate Copa Libertadores

- ¿Cuál fue tu primera impresión de Gallardo, ni bien llegaste a River?

- Un entrenador serio, que sabe bien lo que quiere, que no titubea, que no duda en ningún momento, dispuesto a hablar y a escucharte si tenés alguna duda. Que analiza los partidos y que le da quinientas vueltas al asunto, pero después te termina dando una respuesta o un pensamiento que te genera que vos también lo vuelvas a pensar. Después es un tipo sincero, frontal, con una idea de juego a la que no renuncia. Se puede adaptar a alguna que otra cosa, pero sabe lo que quiere, que juguemos bien, que intentemos hacerlo por abajo, que arriesguemos. Eso, después te da tranquilidad para los partidos.

- Da la sensación de que tiene un poder de convencimiento increíble, que lo que él dice se hace...

- Tremendo. Tremendo. Pero no sólo por el hecho de que lo que él dice se hace. Es que él lo dice, vos lo hacés y sale. Entonces, ¿cómo hacés para descreer de él? Porque las cosas que va haciendo, va diciendo y vos las vas haciendo, y se van cumpliendo. Entonces te fortalecen a vos en el sentido de confianza y después decís 'bueno, sí, o sea, tiene todo en la cabeza'. Entonces, es cuando vos decís 'sigo convencido de lo que estamos haciendo y sigo confiando en lo que dice'.

- Sorprendió con el planteo en La Bombonera, con la línea de tres. ¿Lo habían entrenado?

- No. No, no. Tal vez lo había puesto en práctica en algún momento. En Colombia, en la Libertadores pasada, contra Independiente de Santa Fe. Lo utilizó y de la nada. No lo habíamos practicado. Pero ahí vos ves la convicción y el compromiso que tiene el grupo para con el técnico y para con sus compañeros. De adaptarse a los momentos, a los obstáculos, a las circunstancias de lo que requiere ese momento, sea un partido, sea un planteo, lo que requiera el cuerpo técnico. Cada uno se pone en la cabeza 'yo tengo que hacer esto, esto y esto' y jugás. 

- ¿Cómo te imaginás el jueves 30 (fecha de la final revancha de la Recopa)?

- Obviamente deseo que sea con el triunfo, ¿no? Pero bueno, no va a ser fácil. También, seguramente estaré satisfecho y orgulloso de lo que dé el equipo en los dos partidos. 

Cerrar