Delfín tuvo un debut de cuento en la CONMEBOL Libertadores: ganó 3-0

Con dos goles de Ordóñez y uno de Garcés, el equipo ecuatoriano fue muy superior a Nacional de Paraguay por la ida de la Fase 1, que se define en 8 días en Asunción

Dos esquemas parecidos pueden tener una noche muy distinta. El fútbol comienza con un mapa, pero la fuerza se la da la manera en que una sociedad se construye. Delfín se plantó en el partido con una dupla de centrodelanteros acostumbrados a convivir: Roberto Ordóñez y Carlos Garcés, su capitán, tuvieron una de sus mejores noches y ya sólo el primer tiempo resultó devastador para Nacional. El equipo ecuatoriano se impuso por 3-0 como local (dos goles de Ordóñez en la mitad inicial y uno de Garcés sobre el final del partido) y lleva una buena ventaja a Asunción para sellar su pase a la Fase 2 de la CONMEBOL Libertadores, donde espera Caracas.

Delfín empezó a apabullar a su rival desde los goles: a los 14 minutos de juego ya gana 2-0. Nacional de Paraguay quedó golpeado emocionalmente para recuperarse. Y, vale decirlo, mereció, al menos, hacer un gol, dadas las oportunidades que desperdició en el primer tiempo y en el segundo.

Durante el segundo tiempo, hubo una gran parte en que Nacional se mantuvo combativo, lejos de su arco, generando situaciones. Vieyra tuvo un rol muy destacado, siempre valiente, siempre intentando. Pero se diluyó. Comenzó a cansarse y a cometer errores en las salidas desde el fondo. Delfín podría haber convertido en los pies de Garcés, pero el arquero Rojas le detuvo situaciones. Insistió. Y, en una jugada muy desequilibrante de Ordóñez, que superó a Velázquez, desbordó, levantó la cabeza, vio a su gran socio y el capitán Garcés selló el triunfo. 

Delfín se lleva un 3-0 muy contundente. Queda la vuelta, pero el resultado necesita de una hazaña para lograr seguir en esta CONMEBOL Libertadores. El ganador de la serie jugará con Caracas en la Fase 2. El recorrido será largo, pero no hace falta pensar tan lejos. Fabián Bustos, su entrenador, lo sabe: Delfín día a día se supera, construye nuevas épicas, empuja y encuentra rebeldía en sus futbolistas.

 

 

 

Cerrar