El historial de Olimpia-Cerro Porteño por CONMEBOL Libertadores

Dos veces jugaron series mano a mano

El clásico paraguayo despierta pasión, emoción y alegría. Cuando Cerro Porteño y Olimpia juegan, Paraguay se prepara para el espectáculo. Hasta el momento, el historial por CONMEBOL Libertadores favorece a Olimpia: 11 victorias, mientras que su eterno rival tiene 9 y hubo 12 empates. Aun así, en las series mano a mano el historial está parejo: van 1-1.

La historia de esta rivalidad se remonta a los orígenes de cada conjunto. Olimpia nació el 25 de julio de 1902 tras la sugerencia de William Paats.  El holandés era instructor de educación física y fue quien organizó en 1901 el primer partido de fútbol registrado en Paraguay que en un principio estaba únicamente destinado a las clases altas. Por eso un grupo de estudiantes se animó un año después a fundar el primer club del país y con el consejo de Paats eligieron nombrarlo Olimpia.

Diez años después surgió Cerro Porteño el 1 de octubre de 1912 gracias a un grupo de amigos. Su origen se remonta al barrio y a la calle. Estos jóvenes jugaban en la humilde Capilla San Juan  y decidieron crear un club. A la hora de elegir el nombre se inspiraron en una batalla histórica en las fuerzas paraguayas se enfrentaron contra las de Buenos Aires cerca del Cerro Mbae, renombrado Cerro Porteño luego de la resistencia guaraní. Los colores también tienen una connotación histórica ya que el azul y colorado, simbolizan el deseo de unidad de las facciones que históricamente pugnaron por el poder en el país. 

La rivalidad comenzó en 1912 cuando Olimpia conquistó por primera vez la liga local y en 1913 ingresó Cerro consagrándose ese mismo año campeón invicto. El clásico paraguayo había nacido. 

Por la CONMEBOL Libertadores se enfrentaron mano a mano en dos series: la de 1991 y la de 1993, ambas por los cuartos de final. En la primera oportunidad Olimpia venía de consagrarse campeón en la edición anterior y la fuerza del defensor del título jugaba a su favor. Aun así, en la ida El Ciclón de Barrio Obrero ganó por 1 a 0 con un gol de penal de Ramón Hicks quien dijo que soñaba con "eliminar a Olimpia y morir".

En el partido de vuelta La O tenía que remontar el resultado, romper con el deseo de Hicks y lo hizo con orgullo. Gracias a los dos goles de Monzón y el de Samaniego, se clasificaron a las semifinales donde ganarían ante Atlético Nacional, pero la final culminaría en una derrota ante Colo Colo. Luis Alberto Monzón era una de las figuras más importantes de ese plantel y había debutado a nivel internacional en la edición anterior.  Alguna vez contó: "En el 90' yo era muy joven, no dimensionaba lo que estaba ocurriendo. Al sonar el silbato en Guayaquil, se apoderó de mi una felicidad que no se puede describir".

Los cuartos de final de 1993 tuvieron una particularidad que ningún otro clásico paraguayo de Libertadores tuvo: la definición por penales. En el partido de ida empataron 1 a 1 con goles de Dida y Amarilla y tras igualar sin goles en la vuelta, llegó la definición por penales. La tensión se sentía y la pasión reinaba. Los primeros dos tiros fueron acertados por ambos planteles, Mondragón y Arce para el Ciclón Obrero, mientras que Castro y González para La O. Luego llegaron los errores. Sergio Goycochea atajó el tiro de Dida y el de Monzón fue al palo. Balu acertó y puso la ventaja para Cerro y el arquero Faryd Mondragón despejó la pelota de Suárez. Finalmente llegó el turno del penal de Cristaldo, quien le dio la victoria y clasificación a Cerro.

Las series del clásico paraguayo tienen dos factores en común: los cuartos de final y los empates. Aún así nada de esto opaca la pasión y la adrenalina que se genera cuando estos dos grandes equipos se miden y todo Paraguay se detiene a observarlos.

Cerro Porteño 1961

Cerrar