El día en que René Higuita hizo historia: marcó un gol de tiro libre ante River por la CONMEBOL Libertadores 1995

Fue el primer arquero en anotar un gol de tiro libre en la Libertadores

“Después de Enzo, no hay nadie más que le pueda pegar moviendo el cuerpo de esa manera, me desorientó totalmente. Se paró como para amenazar el palo mío y en un paso cambió la trayectoria para tirar al otro. Son esas jugadas que dan escalofríos y uno se quiere morir”, dijo el arquero de River Plate Germán Burgos cuando terminó el partido.

Aquel 9 de agosto de 1995 René Higuita hizo lo que ningún arquero había hecho hasta el momento. Por primera vez un guardián de los tres palos anotaba un gol de tiro libre en la Copa Libertadores y la figura de René Higuita se inmortalizaba por siempre.

René Higuita Libertadores 1995

El Atanasio Girandot fue el escenario de una noche inolvidable para Atlético Nacional. El árbitro Salvador Imperatore hizo sonar el silbato para dar comienzo al primer partido por las semifinales ante el Millonario y la tensión se sentía. Los dos equipos querían un lugar en la final y la ambición por levantar aquel trofeo los invadía. A los 6 minutos del segundo tiempi, Imperatore cobró tiro libre para los de Colombia. Higuita se dirigió a la pelota. La acomodó. Se tocó la cara concentrado. Miró a Burgos en el arco y definió arriba, a la izquierda del arquero que no llegó siquiera a estirarse para tapar la pelota.

Los festejos ensordecen, Higuita corre levantando el dedo índice con euforia, el plantel lo abraza, los suplentes y el cuerpo técnico también. Atlético Nacional ganaba 1 a 0 gracias al arquero que desafío las estructuras del fútbol y logró lo que ninguno.

Higuita es aquel tiro libre, es sinónimo de originalidad, es la creatividad para despejar la pelota levantando los pies al saltar emulando a un escorpión. Es también la audacia para salir jugando, a pesar de que más de un corazón se detenía al verlo con la pelota en los pies. Es revolución y diversión.

René Higuita Libertadores 1995

La semana siguiente en la final de vuelta, River ganó 1 a 0 de local y la definición se dio desde los doce pasos donde una vez más el Escorpión fue enorme. Aun así, el abrazo tras clasificarse a la final no fue por las atajadas únicamente, sino también por aquel gol en Colombia. A pesar de la calidad del plantel, en la final cayeron ante Grêmio , pero los logros del arquero quedaron en la historia por siempre. Por su juego y su determinación, Higuita se convirtió en el ídolo de muchos. Incluso el de Germán Burgos: “Nadie podía atajar ese disparo… René es mi ídolo, es un grande… es como Hugo Gatti, mi ídolo de joven”.

 

Cerrar