El arte de la pelota parada: ¿cómo Grêmio ganó el partido?

Tardelli y Braz, cuando el conjunto de Porto Alegre tenía un jugador menos por expulsión, metieron dos tantos para ganar la ida de la serie.

Veinte minutos llevaba Grêmio con un jugador menos. Renato Gaucho había movido el banco de suplentes seis minutos atrás. Libertad manejaba la pelota de un lado a otro. El equipo de José Chamot cambiaba el esquema de 4-4-2 a 4-2-3-1 porque, de repente, se veía en la situación de tener que buscar el resultado. Hasta que aparece un corner. El estadio canta. El centro cae hacia el primer palo, Walter Kannemann la golpea con el cuello, va hacia el segundo palo y, en el medio de dos marcas, Diego Tardelli, con apenas un puñado de minutos en la cancha, tira una pirueta perfecta en el airea y sucede: Grêmio marca el primer gol.

Cuando expulsan a Geromel, Renato hace un cambio: David Braz ingresa para remplazarlo. La idea era que ingresara para defender su propio arco. Esperando que ingrese Oscar Cardozo desde el banco de suplentes de Libertad. Centro y otra vez: la vida le sonríe inesperadamente al equipo de Porto Alegre. El defensor que llegó desde Santos hace algunas semanas va corriendo a saludar al entrenador. Otro gol de pelota parada, un tiro libre y una peinada en el primer palo.

Gremio saca diferencia desde su jerarquía en el área. Tuvo nueve córners y buscó mucho el arco rival. Sin embargo, la expulsión de Geromel lo había complicado. En ese momento, el mejor panorama era empatar. Libertad tuvo que salir a buscarlo. Incluso exponiéndose al daño que puede hacer el talentoso Everson. Nadie esperaba lo que ocurrió: dos desconcentraciones de los paraguayos y Gremio haciendo valer su jerarquía. 

No es imprescindible saber ejecutar pelotas paradas en ataque. Pero se vuelven un recurso fundamental en las eliminaciones directas. Un gol puede abrir una esperanza. Sobre todo, cuando las condiciones son adversar. Renato Gaucho dio clase sobre eso. Tardelli tuvo el olfato de los grandes goleadores y la técnica para tirar una tijera en el área. Gremio viaja a Asunción con un 2-0 a su favor cuando nadie lo esperaba.

Cerrar