Diego Forlán: el fútbol y las segundas oportunidades en la CONMEBOL Libertadores

El ídolo uruguayo, su historia y las revanchas del fútbol.

"El gol es el orgasmo del fútbol. Como el orgasmo, el gol es cada vez menos frecuente en la vida moderna. Hace medio siglo, era raro que un partido terminara sin goles: 0 a 0, dos bocas abiertas, dos bostezos. Ahora, los once jugadores se pasan todo el partido colgados del travesaño, dedicados a evitar los goles y sin tiempo para hacerlos”, escribió el uruguayo Eduardo Galeano compatriota de Diego Forlán. Un jugador que supo hacer golazos desafiando a esos partidos que para el escritor eran aburridos por la falta de goles. El mismo que hizo emocionar a los uruguayos al defender la camiseta de la Selección de Uruguay y a hinchas de todo el mundo con su calidad de juego. Ahora su carrera toma otro rumbo: será entrenador de Peñarol, su primera experiencia en el banco en el club de sus amores.

Suena el silbato y Forlán decide que se acabó esa vida de correr detrás de la pelota en búsqueda del gol. Para él, el fútbol concluyó a medidados de 2018 tras una última experiencia en Hong Kong. El mismo que hace 21 años comenzaba su carrera profesional en Independiente de Avellaneda y defendía los colores del Rojo con pasión, está a horas de su despedida del fútbol, que será este sábado 28 de diciembre en Montevideo. El ídolo uruguayo, de 40 años, defendió varias camisetas y se lució con sus goles dejando a más de un hincha sin voz. Fue goleador del Villareal y del Atlético de Madrid. También integró el plantel del Inter de Milán, del Inter de Porto Alegre, del Cerezo Osaka de Japón, de Peñarol.

Se termina el tiempo de atarse los cordones, subirse las medias y salir a correr en búsqueda de un gol, pero no de deleitarse con el fútbol. Este 2020 será el entrenador de Peñarol que disputará la CONMEBOL Libertadores y Diego Forlán intentará aplicar un poco lo aprehendido en tantos años de carrera.

Es difícil determinar cuál de todas sus características fue la que lo llevó a obtener la Bota de Oro en dos oportunidades en el fútbol español (temporada 2004-2005, 2008- 2009). Tal vez fue su manera de elegir vivir poniéndose objetivos a corto plazo o tal vez su perseverancia. El mismo jugador que en el Mundial de Sudáfrica 2010 fue elegido como el mejor de la competencia, que hizo un gol histórico ante Ghana en los cuartos de final… aprendió con esfuerzo. De chico cuando jugaba Baby Fútbol, era el goleador, pero al pasar a Inferiores no estaba convocado entre los titulares. Para ese momento él ya sabía que era habilidoso y también que todavía tenía mucho que aprender. Así fue que empezó a observar más a sus rivales, a sus compañeros y a entrenarse sólo. Tomaba la pelota y ya sea en su casa o en algún parque salía a realizar los ejercicios necesarios para ser mejor.

En una entrevista le preguntaron qué era el éxito para él y su respuesta fue concisa y consecuente con su manera de vivir: “Es hacer las cosas lo mejor posible”. Y claro, el nuevo técnico de Peñarol siempre intentó ser mejor. Forlán se crió respirando fútbol y su mejor entrenador fue su papá: Pablo Forlán, ídolo de Peñarol. Hoy deja los botines y los cambia por la pizarra y tendrá la oportunidad de competir en la CONMEBOL Libertadores la cual nunca tuvo la chance de levantar como jugador y pocas oportunidades de jugarla ya que a pesar de que integró planteles que compitieron en más de una oportunidad: Internacional y Peñarol, nunca llegó muy lejos. En la edición 2016 con el equipo uruguayo pudo disputarla, pero los resultados no fueron los mejores y no lograron pasar la Fase de Grupos. Aún así, el fútbol siempre da revancha sólo que no siempre en el mismo equipo, estadio, o ciudad. A Diego Forlán el fútbol le da otra chance con la competencia más importante de América: luego de 4 años tendrá su revancha y desde el banco de suplentes ordenando al plantel intentará darle otra alegría al Aurinegro. 

Cerrar