Desde Australia hasta Brooklyn, las filiales de hinchas de River por el mundo

Hinchas repartidos por el mundo se juntarán a ver la final

“Yo te sigo a todas partes”, canta la hinchada de River Plate y en todo el mundo hay fanáticos que viven así, alentando desde dónde sea. Las filiales pasan a convertirse en pequeños Monumentales lejos de casa. Hay algo que está claro: son hinchas que se fueron de Argentina, pero ninguno se olvida del amor por los Millonarios. Dejan su casa, pero no su pasión y cuando arman la valija en búsqueda de nuevas oportunidades no se olvidan de incluir la camiseta, el jogging y alguna bandera.  

La pasión por River se vuelve un motivo de unión. Así van los fanáticos, algunos caminando por La Rambla de Barcelona regalándole una sonrisa a alguno a la distancia que pasa caminando con la camiseta del Millonario. Otros, se sientan a cenar en un bar de Sydney e identifican el escudo en un pantalón a lo lejos y no pueden evitar acercarse a charlar de algún partido que se les vino a la mente. Incluso en medio de las luces y teatros de Broadway, en Nueva York, un fanático decide salir con el buzo de River y se hace un amigo porque siempre alguien que lleve tu mismo escudo, lejos de los tuyos, será un amigo. 

Lionel Dardic vive en Israel desde los 13 años, hoy a sus 43 trabaja en una empresa de computación y preside la filial de River. “Hubo dos eventos determinantes para que la filial creciera mucho. La creación de una página de River en hebreo y un evento en el que Macabi Tel Aviv invitó a Boca Juniors a jugar y los hinchas de River llenamos una tribuna para alentar a Macabi”, relata del otro lado del mundo. Desde chico se acostumbró a rebuscárselas para poder ver los partidos y cuenta: “En la época que estaba en el ejército acá, en Israel, me escapaba para ver los partidos de River en la Libertadores y también la final de la Intercontinental del 96’. Buscaba excusas o me hacía el enfermo para estar en los partidos importantes. Una vez, en uno de los momentos más difíciles del club, fuimos todos al muro de los lamentos a rezar por River”.  Muchas veces los partidos son en horarios irrisorios como las 3 de la madrugada, pero Lionel confiesa que ni a él ni al resto de los integrantes de la filial les molesta ya que: “Si River gana, no importa llegar cansados al trabajo. Estamos felices”. 

Fililales River Plate

(Filial Barcelona) 
La diferencia horaria también se siente en Australia y Matías Celebrin atiende el teléfono y cuenta: “En 2015 me fui de Argentina a ver a River la final de Japón y después me quedé recorriendo Europa con amigos que también eran hinchas. De ahí fui a Tailandia. Un amigo que estaba en Sydney me insistió para que fuera y decidí sacar la visa e ir. Desde que llegué mi sueño fue armar la filial y lo logramos de a poquito. Es la filial más alejada del continente y la sede oficial es en mi casa.  A veces vemos los partidos ahí y en otras reservamos el mejor bar de Sydney, lo ambientamos 100% gallina y vamos como 60 personas". Para él la filial “ es eso que Australia no tiene: River”.  

Desde el hemisferio opuesto, atiende el teléfono Hernán Armoni quien fundó y preside la filial de Brooklyn y cuenta: “Tenemos muchas actividades. Yo soy el entrenador de los equipos y competimos en distintas modalidades como fútbol mixto, 6 vs 6 y más. Nos va muy bien, ganamos 19 copas en los últimos dos años y medio. También hacemos torneos de truco y actividades sociales como ayudar a personas con discapacidades. Los partidos los miramos en un bar que está ubicado en una zona estilo Palermo de allá. Es un bar de deportes que se convirtió en nuestra casa desde que empezamos. Tomamos cerveza de marcas argentinas, nos hacen el Fernet con Coca – Cola como lo hacemos nosotros, llenamos de banderas y redoblantes”.  Hernán lleva a River en el corazón y en la piel. Tiene cuatro tatuajes dedicados a su equipo. Desde los 14 años que vive en Estados Unidos así que tuvo que aprender a ver los partidos a la distancia. De chico esperaba que llegara El Gráfico para conocer los resultados, algunos amigos de la familia traían VHS con partidos y algunas pocas veces el noticiero hispano anunciaba los resultados. Hernán creció teniendo lejos al Monumental, pero encontró la forma a través de la filial de llevar la pasión a Estados Unidos. 

Aun así, no siempre le fue sencillo. El Indio Solari cuestiona en una de las canciones más conocidas de Los Redondos: “¿Cómo puede ser que te alboroten mis placeres?” y a más de una novia de Hernán sus placeres la alborotaron. “Las últimas dos parejas que tuve no entendieron tanta pasión. Se la aguantan un poco, al principio les gusta, pero después se dan cuenta de que todos los días de la semana es River y ya no les gusta. No sé si es una locura, pero yo estoy loco de la cabeza seguro”, relata entre risas. 

Fililales River Plate

(Filial Brooklyn)

Desde Costa Rica hay una mujer que sí entiende y reivindica la pasión. No reduce el amor por River a una cuestión de género sino a un enamoramiento profundo. Sharlin Bonilla Sánchez se define a si misma como: "Tica de nacimiento, costarricense de cepa y enamorada de River Plate". Ella integra la Comisión Directiva de la filial y cuenta: “Yo me enamoré de River a los 15 años y en un comienzo fue para llevarle la contra a mi hermano que es de Boca Juniors. En la filial hacemos actividades sociales y también vemos los partidos todos juntos en bares. Las mujeres ocupamos un lugar muy importante, somos indispensables. Es como en la vida diaria, la mujer le da movimiento a todo. Me acuerdo que en 2015 junto con unos compañeros nos juntamos para realizar la camiseta más grande de River. Mide 14 metros de alto y 10 de ancho. Fue increíble sentir esa pasión con cada hilo que cocí, y corté”.  En Costa Rica la filial realiza actividades deportivas y sociales, ven los partidos en un bar todos juntos y a pesar de que no suelen dejar entrar a menores buscan la forma de incluirlos.

Filial River Plate Israel

(Filial Israel) 
La pasión por el conjunto de Núñez parece convertirse en una especie de hilo rojo y blanco que conecta a todas las filiales sin importar el continente ni el país. Este hilo llega a las manos de Martín Barbaglia un hincha de River licenciado en Ciencias Políticas que responde desde Barcelona y cuenta cómo está compuesta la organización que él preside. "Vivo en Barcelona hace 4 años y la filial existe hace 12, oficialmente se fundó el 30 de septiembre de 2007. Hacemos distintas actividades y jugamos los viernes un torneo de fútbol 16 hinchas. Los partidos, según el horario, tratamos de juntarnos . El problema es que los bares cierran a las 3 de la mañana entonces si se juega a la 1.30 no lo podemos ver. También tenemos 140 socios activos de la filial, es decir no de River. Pagan 25 Euros anuales para ser socios de la filial”.  

Con aplicaciones o transmisiones pagas, se juntarán a ver la gran final de la CONMEBOL Libertadores entre River y Flamengo. Reunidos en bares o en las sedes de las respectivas filiales, pero todos unidos por las banderas, camisetas y nervios. A la hora de relatar qué representa este espacio para cada uno de ellos todos coinciden y se emocionan cuando explican lo difícil que es estar lejos del Monumental. Extrañan a la hinchada, ver a los jugadores corriendo detrás de la pelota, esos abrazos de gol con desconocidos y ese aroma a cancha por Quinteros, Libertador, Monroe o alguna callecita de los alrededores del estadio. Aun así, la filial se convirtió en su hogar. Lejos de la familia y de los amigos, encuentran en este espacio la unión que sólo la pasión logra generar. 

 

Cerrar