Dayro Moreno todavía hace genialidades: ahora en Talleres de Córdoba

Es el gran refuerzo de los cordobeses para el cruce contra São Paulo por la Fase 2 de la CONMEBOL Libertadores.

Dayro Moreno juega al fútbol hace tantos años que hay que preguntar, cuando se le ve una nueva genialidad, si sigue siendo él. Luego, al saber su identidad, surge otra consulta que también se repite: cómo hace para seguir distinguiéndose por sus toques elegantes. El Mario Alberto Kempes, un estadio que lleva el nombre del goleador argentino en la final del Mundial 1978, vio la presentación de su magia el mismo día en que se publicaron las candidatas al Oscar. La ciudad de Córdoba, en el clásico amistoso entre Talleres y Belgrano, vio una gran función: metió dos goles, el segundo picándola con la derecha –con un movimiento de rotación impresionante de cadera- y empezó a ganarse el cariño de la gente. Llegó desde Atlético Nacional para un partido trascendental: el cruce de fase 2 de CONMEBOL Libertadores entre la T y São Paulo, que comenzará el 6 de febrero.

Lo de Moreno, que nació en El Espinal, del Departamento de Tolima, es el gol. Tiene 257 tantos en su carrera, fue máximo anotador del torneo colombiano en 2007, en 2010, en 2013, en 2014 y en 2017. Todo empezó desde muy joven: en 2004, cuando era un juvenil, fue titular en la final contra Boca en la CONMEBOL Libertadores que ganó Once Caldas. Al año siguiente, en 2005, ganó el Sudamericano Sub-20 con Colombia. La figura de esa edición fue su compañero Hugo Rodallega. Pero los flashes estaban puestos en otro lugar: para Argentina, que salió tercera, jugaba Lionel Messi.

Moreno siempre estuvo en la órbita de José Pekerman en la Selección de Colombia, aunque no llegó a disputar los mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018, los que dirigió el DT argentino. Participó en Eliminatorias y jugó dos Copa América (en 2011, contra Argentina, es muy recordado un gol que erró; en 2016, en Estados Unidos, consiguieron el tercer lugar). Es que la historia de Dayro viene de larga data: debutó en Primera a comienzos de abril porque el reglamento obligaba a tener Sub-20 en los planteles, pero terminó afianzándose.

De chico, Dayro quería ser como Ronaldo. Sus ídolos siempre estuvieron fuera de Colombia. Guarda entre sus mejores tesoros una remera que cambió con Mark Van Bommel, cuando jugaba en Steaua Bucarest y participó de la Champions League. La nueva CONMEBOL Libertadores es su desafío: jugará la Fase 2, contra São Paulo, en uno de los cruces más jugosos del comienzo del torneo.

Talleres de Córdoba

Cerrar