Danielo Núñez, el técnico que tiene otro trabajo y que llevó a Cerro Largo por primera vez a la CONMEBOL Libertadores

Lleva 13 años en el equipo uruguayo y comenzó su carrera como DT a los 17 años

“Creo que usted podría comenzar a dirigir la Quinta División”, le propuso audazmente el entrenador de Melo Wanders, Wilson Agude, a un joven de 17 años. Por entonces, Danielo Núñez jugaba de 5 en el club que lo quería como entrenador. Lo invadió la duda: la idea de ser DT y jugar a la vez sonaba a toda una odisea. Lo pensó, lo evaluó. Aceptó.

El actual entrenador de Cerro Largo tuvo que aprender a tomar grandes decisiones desde muy joven y también a asumir responsabilidades ya que a esa misma edad fue padre. Con el correr de los días, los esfuerzos eran cada vez mayores. Durante un año, dirigió al plantel mientras también jugaba. Aun así, llegó el día en que tuvo que elegir porque ambas funciones se tornaban imposibles de sostener y optó por ser entrenador. Atrás quedó la carrera de futbolista y desde ese día está al mando de planteles. En 2007, hace 13 años, asumió como DT del conjunto de Melo y logró el ascenso a Primera División en dos oportunidades y la clasificación a la CONMEBOL Sudamericana 2012. Ahora, afronta el mayor desafío de su carrera: dirigir al equipo en la CONMEBOL Libertadores, torneo que los uruguayos jugaran por primera vez.

Cerro Largo es de Melo, ciudad situada a casi 400 kilómetros de Montevideo y a poco más de 50 Km de la frontera con Brasil. Núñez sabe que la carrera de entrenador es muy vertiginosa y, según él, quienes no dirigen equipos de Montevideo necesitan otro ingreso económico. Es por eso que actualmente además de su cargo en Cerro Largo trabaja en el Centro de Atención a la Infancia y a la familia. En una charla con CONMEBOL Libertadores, el DT, de 55 años, habla sobre la actualidad de Cerro Largo, que el miércoles próximo se enfrentará ante Palestino por la ida de la Fase 2 y la revancha será el 12 de febrero en Santiago. El técnico que fue galardonado por la Asociación Uruguaya de Fútbol como el mejor de Uruguay en 2019, analiza el presente del club, su familia y sueños.

- ¿Te costó decidir dejar el fútbol tan joven?

- Fue difícil tomar la decisión. Después no me quedó ninguna sensación extraña. Es otra responsabilidad, pero a su vez demanda mucho tiempo y no pienso en cómo hubiera sido continuar.

- Tenés otro trabajo, además de ser entrenador...

- En el interior hay que complementar porque como técnico estás sujeto a los resultados y no sabes por cuánto tiempo tendrás ese ingreso económico. Es un trabajo fijo en el CAIF donde soy gestor de esa Asociación Civil y atendemos a niños de 0 a 3 años en el centro de la ciudad. Son chicos con carencias, con vulnerabilidad que viven en los barrios de la ciudad. Las mamás cuando van a trabajar al centro dejan a los hijos en el CAIF que está cerca del trabajo . Me gusta lo que hago porque estoy sirviendo a la sociedad.

- Dos trabajos que demandan mucho tiempo… ¿cómo manejás eso?

- No es fácil.  Muchos días del año me acuesto muy tarde, me levanto muy temprano y aún así no dan los tiempos. Trato de dividirme de tal forma que nos aproximemos al ideal para poder cumplir con ambas tareas. Es difícil. Los que están en Montevideo, en cambio,viven de lo que más les gusta, dirigir. Acá nosotros tenemos que dividirnos.

- ¿Y con la familia cómo hacés?

- En eso también uno queda en el debe. Es como el jugador. A veces nos perdemos etapas que son lindas y me hubiese gustado haber estado, pero no pude. Aun así busco siempre mantener esa cercanía que debe tener un padre y dedicarle ese tiempo a mis hijos y nietos.

- Al entender esta realidad, ¿intentás ser comprensivo con los jugadores?

- Exacto. Hemos tenido muchos casos de jugadores que están esperando un hijo y la señora se queda en otro departamento y se le complica el embarazo. Tratamos de en estos casos estar muy cerca de ellos. Les permitimos ir y nos ponemos mucho en el lugar del jugador para darle lo que necesita en esos momentos y tratar de empujarlo a que vaya y esté presente. Lo humano influye para que después el jugador te dé lo que puede dar en la cancha.

- ¿Qué se siente haber logrado la clasificación a la CONMEBOL Libertadores?

- Es un desafío nuevo, hay que redoblar esfuerzos, es estimulante desde todo punto de vista. Llegar a esta instancia es lo que todo jugador y técnico espera.

- ¿Cuáles son las fortalezas de Cerro Largo?

- Desde que iniciamos este nuevo proceso, nos hacemos fuertes de local. Esto te da un colchón de puntos que permite tener tranquilidad para jugar afuera. En este tipo de competencia más aún porque son partidos de ida y vuelta hay que reforzar aún más la localía.

- ¿Y en el juego?

- Es un equipo que siempre intenta jugar, que trata de tener una tenencia de balón en forma responsable, sale rápido al ataque. Nos gustan las transiciones intensas. Tratamos de llegar con gente al arco rival y tenemos mucho equilibrio en lo defensivo.

- ¿Cómo es la hinchada?

- Es muy exigente, pero acompaña mucho. Detrás de los dos grandes (por Peñarol y Nacional) está marcado que Cerro Largo es el tercero en materia de recaudación. Es un entidad que aprendió a ser paciente y a acompañar al equipo cuando las cosas no se dan de la mejor forma. Está muy cerca de los jugadores. Todos nos conocemos, los jugadores conviven el día a día con la gente, hay una cercanía diferente a la que se da en ciudades grandes. Eso lleva a que el jugador se comprometa con la gente.

- ¿Qué objetivos tienen para esta Copa?

- Llegar lo más arriba posible sería lo indicado. Sabemos que es difícil, pero vamos a buscar pasar la Fase Previa y poder llegar a la Fase de Grupos. Eso sería un logro importante. 

 

Cerrar