Cruzeiro campeón de la CONMEBOL Libertadores 1976

El 30 de julio de 1976 se consagró por primera vez tras vencer 3-2 a River Plate en la final desempate en Santiago de Chile

Roberto Monteiro anota el primer gol de los cuatro ante Alianza Lima en las semifinales de la Copa Libertadores de 1976 y celebra con entusiasmo. El delantero está contento por su progreso y calidad en Cruzeiro y aprovecha el día libre para ir a visitar a su familia. Enciende su Chevette y se dirige rumbo a Tres Corazones, la ciudad ubicada a 287 kilómetros de Belo Horizonte, para visitar a su esposa e hija. El cansancio comienza a pesar y mantener los ojos abiertos se volvió imposible. Batata, como lo apodaron por su fanatismo con las papas fritas, falleció ese 14 de mayo en la ruta de regreso a casa y Cruzeiro lo honró con el mejor regalo: la Copa.

Ese año el club incorporó jugadores con un objetivo bien claro: querían ser campeones de América. Joãozinho , Nelinho, Piazza, Zé Carlos, entre otros integraron un elenco de calidad que quería alcanzar la gloria eterna. Jarizinho, campeón con la Selección de Brasil y una de las figuras de aquel plantel contó: “Teníamos jugadores de calidad. Era un equipo con mucha fuerza, con la tradición del fútbol brasileño. Fuimos campeones merecidamente, con una campaña de gran productividad ofensiva. Por primera vez un equipo de Belo Horizonte ganó la Libertadores”.

Roberto Batata

La planificación del entrenador Zezé Moreira era desequilibrante y le otorgaba a sus jugadores la libertad para crear y disfrutar del juego. En la Fase de Grupos no perdió ningún partido y empató uno solo. Sus rivales fueron Internacional, Olimpia y Sportivo Luqueño. Goleó, deslumbró y se clasificó a las semifinales.

El primer partido fue ante Liga de Quito y ganó 3 a 1, luego ante Alianza Lima se impuso 4 a 0 (el último partido de Batata). En el partido de vuelta ante el conjunto peruano los jugadores honraron a su delantero fallecido en un partido muy emocionante y golearon 7 a 1. Tras ganar el último encuentro 4 a 1 ante Liga de Quito se clasificaron a la final.

El primer partido ante River Plate en Belo Horizonte finalizó 4 a 1, luego en el Monumental perdieron 2 a 1 y se disputó un tercer partido de desempate en Santiago de Chile.

El Estadio Nacional fue el escenario de una noche inolvidable. Un ejemplo de resiliencia. Nelinho, Ronaldo y Joaozinho anotaron para los de Brasil y Oscar Mas y Alberto Urquiza para los argentinos. El gol de triunfo llegó a dos minutos del final con un soberbio tiro libre. “La gran tristeza del 76’ fue la muerte de nuestro compañero Roberto Batata. Al mismo tiempo que nos causó un dolor muy grande, nos dio fuerza para conquistar ese título. Fue para nosotros y también para Roberto Batata”, relató Palinha, goleador de la Copa con 13 tantos. Aquella noche la alegría era para Cruzeiro y el triunfo en honor a Roberto Monteiro el único campeón de la CONMEBOL Libertadores post- mortem.

Cerrar