Peñarol, el primer campeón: así ganó la CONMEBOL Libertadores 1960

Hace 60 años se consagraba campeón de la primera Copa Libertadores al vencer a Olimpia en la final

La historia se inicia en 1960 cuando todo ocurrió por primera vez. El primer partido disputado, el primer gol, el primer campeón y en cada uno de estos momentos aparece el nombre de Peñarol, que hace 60 años, un 19 de junio de 1960, consiguió la primera CONMEBOL Libertadores en Asunción tras igualar 1-1 ante Olimpia.

El 19 de abril de aquel año Peñarol recibió en el Estadio Centenario a Jorge Wilstermann en un partido inolvidable. La fecha fue elegida estratégicamente para generar una mayor asistencia, el feriado que conmemora el Desembarco de los 33 Orientales era una gran oportunidad. La amenaza de lluvia no importó, las nubes tampoco y el fútbol primó. Ese día más de 35 mil personas asistieron a ver el primer partido de la competencia más importante de América. No sólo pasaron a formar parte de la historia sino que además se deleitaron con una goleada.

Los locales marcaron siete goles y el equipo boliviano uno solo. La magia de Alberto Spencer fue protagonista y el delantero ecuatoriano anotó cuatro tantos, dos fueron de Carlos Borges y uno de Luis Cubilla. Aquel 19 de abril comenzó la historia que culminaría dos meses más tarde con el capitán Willam Martínez levantando la Copa, pero para llegar a eso el equipo dirigido por Roberto Scarone tuvo que sortear varias dificultades…

En las semifinales se enfrentó contra San Lorenzo y en la ida de local empataron 1 a 1 con goles de Linazza y Boggio para los de Argentina. En la vuelta que se disputó en el Tomás Ducó, la cancha de Huracán igualaron sin goles y avanzaron a un tercer partido de desempate. En el Centenario, los uruguayos se impusieron por 2-1 con dos goles de Alberto Spencer y obtuvieron su pasaje a la final para enfrentarse a Olimpia por el título.

“Aquellas primeras finales fueron de hacha y tiza. Se jugó con todo. Al empezar los enfrentamientos surgió también el orgullo de cada país. Volvió a imponerse esa idea de que somos amigos, pero queremos ser mejores. Y a medida que fueron pasando los años todos querían tener ese trofeo. Cuando llegó la televisión, los campeonatos dejaron de ser para algunos miles que iban al estadio y fueron para todos”, contó Luis Cubilla y resumió un poco lo que se vivió ese año.

Fueron dos finales entre Peñarol y Olimpia: en la primera Alberto Spencer anotó el 1 a 0 y cerró el partido en el Estadio Centenario. La historia se definió el 19 de junio en Asunción y ambos equipos querían ser los primeros en levantar el prestigioso trofeo.

El actual Defensores del Chaco, por entonces Estadio de Puerto Sajonia, estaba colmado, 20 mil hinchas asistieron a un partido inolvidable. El estadio no era como lo conocemos hoy, detrás del arco no existían las tribunas y solo había una pared que lo separaba de la calle. El árbitro José Luis Praddadude dio comienzo al partido y Peñarol se impuso con éxito. Aún así, Olimpia concentró sus marcas defensivas en Spencer lo que limitó bastante a los de Uruguay. A los 28 minutos Hipólito Recalde puso el 1 a 0 para los locales y la ilusión crecía en ellos.

En la segunda mitad Roberto Scarone decidió que era hora de sacar a Alberto Spencer que no podía jugar entre tanta marca. Ingresó el argentino Juan Eduardo Hohberg quien en 1958 sobrevivió a un accidente aéreo. Había ido a probarse a Sporting de Lisboa y no quedó. En el viaje de regreso, el avión se incendió y él y su familia se salvaron de milagro. Esto lo llevó a alejarse de las canchas un tiempo, pero luego regresó a Peñarol. Su ataque y fuerza fueron determinantes en el equipo.

El gran festejo llegó a los 88 minutos cuando Luis Cubilla definió y Peñarol se consagró campeón de América. Un título histórico e inolvidable del cual hoy se cumplen 60 años. 60 años de la primera estrella para el equipo uruguayo. 60 años del inicio de un camino repleto de éxitos.

Cerrar