A 20 años: las mejores historias de Boca campeón de la CONMEBOL Libertadores 2000

Tras 22 años sin salir campeón en el 2000 lo logró. Las mejores historias de aquella hazaña

La CONMEBOL Libertadores 2000 está repleta de historias y épica. Después de 22 años, Boca volvio a conquistar la Copa y levantó el trofeo por primera vez. El 21 de junio, se impuso a Palmeiras  por penales en Brasil y desató un festejo inolvidable después de dejar en el camino a El Nacional de Ecuador en octavos de final, a River en cuartos y a América de México en las semifinales.

Recordar aquella conquista es recordar el regreso de película de Martín Palermo tras dejar atrás una rotura de ligamentos en su rodilla derecha. En la previa al partido de vuelta por los cuartos de final ante River circulaba la posibilidad de que El Titán volviera a las canchas. En una conferencia de prensa previa al partido, el entrenador del Millonario, Américo Gallego, había declarado con ironía: "Si ellos lo ponen a Palermo en el banco, yo lo pongo a Enzo (Francescoli)”. Del otro lado, Carlos Bianchi confirmaba su lista de convocados para el partido y efectivamente él ídolo Xeneize estaba incluido: “El médico Batista me dijo que está bien de la lesión y bueno, si él quiere va al banco. Lo tenemos que conversar". En la ida en el Monumental, los locales se habían impuesto por 2 a 1 y la definición fue en La Bombonera. Boca ganaba con un gol del Chelo Delgado y a los 77 minutos llega el momento del Titán. Palermo entra y la hinchada celebra con la misma euforia de gritar un gol. A los 84 Riquelme convierte un penal y la emoción por la clasificación ensordecía en La Bombonera, pero aquella sensación sería ínfima en relación con los que ocurriría minutos después. A los 90 minutos Martín Palermo recibe un pase de Battaglia, girsa, se acomoda como si el tiempo hubiese dejado de correr, como si el rival se hubiese desvanecido y anota el 3 a 0. Festeja. Se funde en un emotivo abrazo con el doctor Jorge Batista. La Bombonera tiembla. Boca estaba en las semifinales.

Boca campeón 2000

Recordar aquella conquista también es recordar la tensión que se vivió ante América por las semifinales. En la ida de local habían ganado 4 a 1 con goles de Arruabarrena, dos del Chipi Barijho y uno de Marchant, pero las cosas en el Estadio Azteca se pusieron difíciles. Calderón metió dos goles y Estay hizo otro. Boca perdía 3 a 0 y los penales parecían la única esperanza. A los 83, Walter Samuel puso el 3 a 1 y le dio el pasaje a Boca a la final. Los Xeneizes volvía a una definición tras 21 años.

Recordar aquella conquista también es recordar como Bianchi decidió motivar al equipo en la final ante Palmeiras. Tras el 2 a 2 en La Bombonera había que poner todas las fichas en el Estadio Morumbí. El técnico percibía la desconfianza en la hinchada, el poder de Palmeiras de local era difícil de domar y asustaba a los fanáticos que temían que se les escapara otra final tras 22 años de un deseo insaciable. Ante esta situación, el Virrey decidió repetir una técnica que había implementado en su paso por Vélez: utilizó la adversidad en su favor. El entrenador rival, Luiz Felipe Scolari, había declarado que ya se sentían campeones y Bianchi optó por fotocopiar las noticias con los dichos del rival y pegarlas en el vestuario. “Yo hice las fotocopias, después se las di al utilero, las pegó por todos lados, y los jugadores las vieron cuando entraron al vestuario”, contó en una entrevista con El Gráfico. La motivación también era parte de la magia.

Recordar aquella conquista es indefectiblemente recordar los penales en el Morumbí. Lo habían estudiado todo, los movimientos de los rivales, los gestos al patear, la inclinación del cuerpo. Todo. Ni siquiera hizo falta ejecutar el quinto penal. Los cuatro gladiadores que convirtieron fueron: Barros Schelotto, Riquelme, Bermúdez y Palermo. Todos anotaron. Incluso a pesar de que ni Barros Schelotto ni Palermo estaban en su mejor rendimiento físico. Bianchi contó alguna vez: “Los dos patearon penales en la definición, eh. Ninguno de los dos estaba para jugar 90 minutos, pero lo hicieron, ahí se ve el orgullo de los jugadores”. Las dos atajadas de Córdoba también fueron inolvidables, una a Facundo Aspirilla y otra a Roque Júnior que se celebraron entre los Xeneizes como un gol convertido.

“La Copa del 2000 fue muy importante tanto para la institución como para nosotros. Boca hacía mucho tiempo que no ganaba una Copa Libertadores y nosotros pudimos romper esa racha y a partir de ahí se generó una mística dentro de ese plantel y ese equipo que duró un largo tiempo. El plantel tenía mucha gente de experiencia mezclada con jóvenes que venían haciendo muy bien las cosas y tuvieron su lugar. Ese fue mi caso, porque yo tenía 19 años y fue realmente muy importante”, el que habla es Sebastián Battaglia uno de los miembros más jóvenes de ese plantel que recuerda desde su casa cómo vivió aquella conquista. 

Hace 20 años Boca se consagraba campeón tras más de dos décadas de desear la ver el trofeo en su vitrina y quedarse con las ganas. Fue la primera para Bianchi con el equipo de la Ribera. La primera para los históricos Riquelme y Palermo. La que luego le daría lugar a la conquista de 2001, 2003 y más adelante en 2007. Ese sabor único que tienen las primeras veces sería inolvidable para ellos.

 

Boca campeón 2000

Los números del campeón

Los futbolistas que más jugaron de Boca en la Libertadores 2000 fueron Oscar Córdoba, Jorge Bermúdez y Walter Samuel, que disputaron los 14 partidos del campeón. Los goleadores del equipo fueron Alfredo Moreno  Antonio Barijho con 6 tantos cada uno, mientras que Juan Román Riquelme fue el líder en asistencias. 

El equipo que salió campeón ante Palmeiras en Brasil el 21 de junio de 2000 formó con Oscar Córdoba; Hugo Ibarra, Jorge Bermúdez, Walter Samuel, Rodolfo Arruabarrena; Sebastián Battaglia, Cristian Traverso, José Basualdo y Juan Román Riquelme; Guillermo Barros Schelotto y Martín Palermo.

Con el triunfo ante Palmeiras, Boca logró un récord: es el único equipo que venció a dos campeones defensores en finales de la Libertadores. Lo consiguió ante Palmeiras y contra Cruzeiro en 1977.

Cerrar