Atlético Nacional campeón de la CONMEBOL Libertadores 2016: un equipo con números récord

Es el único equipo de Colombia en conseguir dos veces el título

La prensa de Colombia está entusiasmada. La tapa de los diarios se tiñe de verde, la expectativa es inmensa "Atlético Nacional a la final" titulan y la euforia por el partido ante Independiente del Valle no deja dormir a más de uno. Dicen que el verde es el color de la esperanza y justamente la esperanza fue uno de los motores de este plantel. 

El equipo dirigido por Reinaldo Rueda cosechó los números dignos de un campeón para llegar a la final y luego quedarse con la CONMEBOL Libertadores, la segunda de la historia de Atlético Nacional. Empezó con todo: fue el mejor equipo de la Fase de Grupos y se aseguró definir octavos, cuartos, semiinales y la final como local. Hizo 16 de 18 puntos en el Grupo 4, que compartió con Huracán, Peñarol y Sporting Cristal. Ganó sus tres partidos de visitante, entre ellos una goleada 4-0 ante Peñarol en el Centenario. 

En los octavos de final le tocó enfrentarse a Huracán y en la ida igualaron 0 a 0, pero luego en el Atanasio Girandot ganaron 4 a 2 y se quedaron con el pasaje a los cuartos. En ese partido, se rompió una racha magnífica. Hasta entonces, Atlético Nacional no había recibido goles en la Copa: fueron siete partidos consecutivos, la cuarta mejor racha de la historia de la competencia. La expectativa por conseguir la segunda Copa Libertadores crecía. En la siguiente instancia se midió contra otro rival argentino: Rosario Central. En el Gigante de Arroyito los locales se impusieron 1 a 0 en una noche en la que Franco Armani, el arquero del equipo colombiano, fue gugante.  Pero la localía fue la fortaleza de Atlético Nacional y ganaron 3 a 1 para meterse entre los cuatro mejores de América. 

Hubo que esperar que pasara el receso por la Copa América. Para las semifinales viajaron a São Paulo y los 60 mil espectadores que asistieron al Morumbí no apaciguaron la fuerza del conjunto colombiano que tenía su objetivo claro. Miguel Borja, que se había sumado al equipo para la parte final de la Copa, comenzó su racha inolvidable: anotó dos goles y casi selló el asaje a la final. En la vuelta Borja repitió la hazaña y metió dos goles más ante los brasileños, uno de penal. Calleri anotó para los visitantes, pero no alcanzó. La magia de Borja y la calidad de Atlético Nacional eran insuperables. Dignos finalistas.

Atlético Nacional 2016

Independiente del Valle también fue un digno finalista e impuso su resistencia. El equopo ecuatoriano había ganado fama e tumba grandes. En octavos, había dejado en el camino a River Plate, por entonces el campeón defensor. En semifinales, selló su pasaje a la final en la Bombonera al ganarle a Boca los dos partidos.

En la ida en Ecuador igualaron 1 a 1 con goles de Berrío para los visitantes y Arturo Mina para los locales. La definición sería en Colombia.

El 27 de julio de 2016, el plantel de Atlético Nacional honraba a los campeones del 89. Los herederos de la magia de René Higuita, Andrés Escobar, Leonel Alvarez y el Palomo Usuriaga buscaban convertirse en el único equipo colombiano en levantar dos veces el trofeo más importante de América. Habían pasado ocho minutos del inicio del partido cuando Miguel Borja anotó el primer y único gol del partido. El equipo resistió hasta el último minuto y se quedó con la Copa. El Verde había realizado una campaña histórica, ganó 10 partidos es decir que cosechó 71% de victorias en el torneo, el mayor porcentaje entre todos los campeones de la competencia en este siglo junto a Boca 2003 y Gremio 2017. Tras 27 años, lograron repetir la conquista. "¡Campeón de América, su majestad Nacional!", titularon los diarios locales y la alegría era toda verde.

Cerrar