Hideyoshi Arakaki, su quiebre de cintura y una gran pegada

El primer tiro se le fue cerca del segundo palo. El segundo lo cruzó y fue adentro. Marcó en la victoria de Melgar. Es una de las figuras del equipo de Pautasso.

La primera práctica que Jorge Pautasso dirigió en Melgar, los jugadores y el cuerpo técnico se reunieron en el centro del césped, se abrazaron y rezaron. De todos los que se fundían en ese encuentro de brazos, uno sobresalía por su estatuta: los 164 centímetros del cuerpo de Hideyoshi Arakaki. El 2018 le había costado al mediocampista ofensivo. Apenas había sido titular en tres partidos y había tenido un solo grito. Pero se rebeló y creció. El entrenador le dio un lugar acorde a su capacidad gambeteadora y lo posicionó de mediapunta por izquierda. La respuesta, en la CONMEBOL Libertadores, fue muy buena: de hecho, el segundo grito de Melgar, su gol, es probable que sea uno de los mejores de la Fase 3 de la Copa.

Ya había avisado, antes de encarar, abrir la pierna y buscar el ángulo cerrado del arquero. Su primer tiro, apenas minutos antes del gol, buscó el palo más lejano. Para el segundo cambió: la cruzó, al ángulo y el partido se desplomó. Arakaki es peruano. Sus abuelos eran japoneses, pero sus padres nacieron en las tierras donde juega. Llegó en 2017, siendo un joven -todavía lo es, tiene 21 años. Vino con un curriculum ya con fama: es que su talento se descubrió de joven y, por eso, anduvo por las inferiores de Perú, desde le sub15 hasta el 20.

Llegó desde San Martín de Porres: "Tuve una oferte de Real Garcilaso, pero me decidí por Melgar, que es un equipo grande". Arakaki es un virtuoso desde chico. Es diestro, pero se para por la izquierda. Tiene un gran mano a mano. Su clave está en el quiebre de cintura, con el que parece que va a irse siempre hacia su izquierda y, de repente, en menos que un suspiro, quiebra su eje y sale para el otro lado. Ahí patea. Ahí pateó. Ahí le dio una herramienta clave a los peruanos para que saquen una considerable diferencia en la noche lluviosa de Arequipa, en la ida por Fase 3 de la CONMEBOL Libertadores.

Arakaki salió a los 78 minutos. Hizo un golazo y tocó 35 pelotas. Generó dos ocasiones de gol fundamentales. A los 21 años, busca ganarse un lugar de jerarquía.

Cerrar