A Jorge Wilstermann le llega la hora de mostrar su grandeza

Tiene seis unidades, está segundo en el grupo y, de visitante, tendrá que pelear su clasificación a octavos de final.

Si Jorge Wilstermann cree en grande, tiene chances de entrar a los octavos de final. Deberá dar una demostración de caracter en dos escenarios muy complejos: sus fechas 5 y 6 son fuera de casa. Será necesario un rendimiento de esos que se recuerdan por mucho tiempo. Con la diferencia de que jugará en el llano, donde sus rivales se sienten más cómodos. El traspié contra Athlético Paranaense de local dolió mucho. Pero esta victoria contra Peñarol lo dispone a soñar.

Es naturaleza de este deporte la ilusión triunfar. Más en este torneo, donde la gloria es eterna. Cristian Díaz es un entrenador que entiende este escenario. Tiene experiencia en estos trotes. Se apoya en un tridente de mediapuntas que es el brillo de su equipo: Crristian Chávez, Didi Torrico y Patito Rodríguez. Desde ellos, nace su desequilibrio. Su poder de fuego. 

En Cochabamba, contra Peñarol, hicieron uso del diparo en 18 ocasiones. Tuvieron entre ceja y ceja a Peñarol. Demostraron un carácter fundamental para dar vuelta el resultado: apenas comenzó, ya perdían 1-0. Los uruguayos siempre son duros y organizados. Aún así, encontraron los huecos. Ahora, viene la aventura. Hay que ver si está a la altura.

Cerrar