Las fuertes tormentas obligaron a postergar la gran final de la CONMEBOL Libertadores